"Despintan" campos de flores para Muertos; temen agricultores por cierre de panteones

EMILIO MORALES EMILIO MORALES

La noche del 29 de octubre, los campos de San Antonino Castillo Velasco se iluminan con los pequeños focos que instalan los campesinos, quienes desde las 10 de las noche comienzan a cortar la flor de Cresta de gallo.

Durante la madrugada, van formando paquetes que más tarde llevarán al Mercado de Abasto a vender, para que después estos adornen lápidas en los panteones, altares o fachadas de las casas; no obstante, en esta ocasión no será igual.

Este año, don Antonio “se arriesgó” a sembrar flor la Cresta de gallo; no obstante, está a la espera de saber si se venderá o no, debido a la situación por la COVID-19.

Desde que tiene memoria, don Antonio Valencia Raimundo se dedica a sembrar verduras como coliflor, cebolla, lechuga, pero a partir de julio comienza a regar las primeras semillas de Cresta de gallo para que estén listas en la temporada de Día de Muertos.

Sin embargo, aunque este 2020 sí sembró en las mismas fechas, las cantidades fueron menores debido a que muchas personas tienen miedo a invertir y salir a vender estas flores, características de la temporada.

“Muchos ya no salíamos. El campo estaba muy solo y lo primero que pensábamos era que si se siembra y después no se vende. Ese es nuestro temor; todos sembramos poquito”, expone.

Miedo por cierre de mercados y panteones

Don Antonio comenta que el mayor temor que tiene él y los demás agricultores es que se cierren los mercados y panteones, pues esto reduciría aún más sus ventas, pero tiene esperanzas que las personas celebren esta festividad es sus hogares.

Afirma que desde hace varios años, sus puntos de ventas son el Mercado de Abasto, en la calle de Nuño del Mercado, así como en el tianguis de Ocotlán de Morelos y Miahuatlán de Porfirio Díaz, pero no saben qué pueda ocurrir en esta ocasión. 

“Este año sembramos como 18 surcos (hileras de flores), pero otros años hemos sembrado hasta 40 y todo se nos acaba. También sembramos un poco de la flor amarilla, pero casi no se ve”, destaca.

Comparte que han ido algunas personas para ver si habrá flores este año, por lo que estima que esta semana ya sepa si sí se venderá o tendrán que buscar otras alternativas de venta, incluso su yerno estima que en caso de no venderlas, “pues al menos servirán de abono”.

El agricultor señala que en otras ocasiones, el precio de las flores ha sido de 20 pesos o menos, pues son varios los comerciantes que ofertan su producto, por lo que estima que ahora que no haya tantas opciones, puedan sacar un poco más.

Sin embargo, saben que esto no puede resultar así, pues es posible que tampoco haya muchos compradores y tendrían que ofrecer las flores a un precio que puedan pagar “con tal de que no se queden”.

“Otros años el campo se ve rojo porque todos sembramos las flores, pero ahorita quizá una cuarta parte de los agricultores nos animamos a hacerlo”, afirma don Antonio.

Flores de calidad

El agricultor admite que prefiere no sacar las cuentas de la inversión tanto de dinero como de tiempo que le dedica a la siembra de la flor, pues teme darse cuenta que con las ventas no se recupere.

Por ello, subraya que sus flores son de calidad, ya que “nosotros sembramos y regamos nuestros productos con agua limpia. Tienen calidad porque cada uno de los terrenos tiene un pozo. No como otros lugares que dicen que es agua sucia o del drenaje”.

Esto se puede comprobar al ver la altura y el tamaño de las flores, ya que el tallo llega a medir hasta un metro con 80 centímetros, lo cual, comenta que les agrada a los capitalinos, pero no a los compradores de Ocotlán o de comunidades cercanas.

¿Dónde encontrar a don Antonio?

Calle Nuño del Mercado en el tianguis del Mercado de Abasto del 29 al 31 de octubre.

18

surcos de flores de Cresta de gallo sembraron en 2020

40

surcos de flores cultivaron en 2019

3

meses antes comienza la siembra de flor de Cresta de gallo

25 %

de los agricultores decidieron sembrar flor de Cresta de gallo