Contamina el ambiente el municipio tehuano por falta de relleno sanitario

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- El municipio de Santo Domingo Tehuantepec no cuenta con un relleno sanitario para la disposición final de los residuos sólidos y su tratamiento, lo que ha propiciado el incremento de basureros clandestinos. 

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales no ha intervenido para sancionar a los municipios, como el de Tehuantepec, que incumplen con la normativa aprobada hace 10 años. 

Tehuantepec incumple normas ambientales

De acuerdo a las nuevas disposiciones de la dependencia, todos los municipios deberían contar con un espacio acondicionado como relleno sanitario, y el que no lo tuviera recibiría una sanción por incumplir con la norma. 

Un diagnóstico metropolitano señala que el Istmo ocupa el tercer lugar, después de Valles Centrales y Costa, entre las regiones que generan más basura. Recolecta más del 13 por ciento de la basura que se genera en el estado y no se cuenta con un relleno sanitario para depositar estos desechos. 

El empresario Rafael Flores Rodríguez manifestó que es importante que el municipio de Tehuantepec tenga su propio relleno sanitario, donde se puedan depositar los desechos sólidos. También debe contar con una planta tratadora de aguas negras. 

El relleno sanitario es una técnica de eliminación final de los residuos sólidos domiciliarios en el suelo, que no causa molestia ni peligro para la salud pública. Tampoco perjudica al ambiente durante el tiempo de su funcionamiento y después del mismo. 

Esta técnica utiliza principios de ingeniería para confinar la basura en un área lo más pequeña posible, cubriéndola diariamente con capas de tierra y compactándola para reducir su volumen. Además, se adoptan las previsiones necesarias para evitar problemas que puedan causar los líquidos y gases producidos en el relleno por efecto de la descomposición de la materia orgánica. 

Abandonado, el proyecto del relleno sanitario

A fines del 2010, comuneros de Lieza iniciaron el proyecto del relleno sanitario, con esto se buscaba que el municipio tehuano y localidades aledañas tuvieran cuidado en la recolección, el traslado y la disposición final de los desechos sólidos urbanos, además de abrir nuevas fuentes de empleo para la región. 

El proyecto tuvo una inversión de unos 20 millones de pesos en su primera etapa; la segunda nunca se realizó debido a problemas con el uso de suelo. Desde entonces, la obra se encuentra abandonada. 

Reynaldo Martínez, experto en el tratamiento de aguas residuales a base de ozono, señaló que municipios como Ixtepec, El Espinal, Ixtaltepec, Tehuantepec, cuentan con plantas tratadoras de aguas negras, pero no funcionan.

Mientras esto suceda, los ríos, mantos freáticos y océanos, continuarán contaminándose.