Archivo General del Estado de Oaxaca: Santa María Ixcotel

Santa María Ixcotel es una agencia municipal, perteneciente a Santa Lucía del Camino de la ciudad de Oaxaca. De la fundación de este pueblo se sabe muy poco, no existen muchos registros publicados que hagan referencia a esta comunidad; la información que se obtiene, es en su mayoría sobre la extracción de cantera verde, ya que en sus terrenos se encuentra una extensión de esta piedra, que fue explotada durante años.

Al quedar esta actividad obsoleta, se construyó  el parque llamado “Ciudad de las Canteras”, donde se adaptaron escenarios naturales para actividades culturales, recreativas y familiares. En este espacio se encuentra el Archivo General del Estado de Oaxaca.

Para efectos de esta investigación se desarrolló una búsqueda en los documentos que se encuentran albergados en el AGEO, localizando un expediente del fondo Gobierno del año 1946, que contiene una transcripción del título primordial que ampara la fundación legal de este pueblo. Este documento está fechado en 1753, se describe que en ese año el pueblo se conformaba por 45 familias, mismas que no tenían un lugar para sembrar y de esta manera poder pagar el tributo al Rey de España, ya que debido a esta situación se encontraban en extrema pobreza, a pesar de su situación, las familias pagaban misa cada ocho días, misma que se celebraba en la iglesia de Ixcotel.

Basándose en esos argumentos, el Rey Fernando VI, ordena que se le dote al pueblo 600 varas de tierra. Pero es hasta el año de 1774, cuando se hace efectiva la dotación de tierras, es Don Bernardino Antonio de Pardiñas Villar de Francos quien expide una carta en la que se ordena se midan las 600 varas de tierra a Ixcotel y que se deben medir a partir de la iglesia del pueblo “[…] y que sean fructíferas de pan […] y si alguno de los vientos no lo fueren de las reintegráis por el que lo sea, sin despojar a ninguno de los circunvecinos”. Esto sucede después de llevar a testigos que confirman que hay iglesia en el pueblo, que se gobiernan con un alcalde, regidores, escribanos que se eligen cada año.

Ixcotel se rige por usos y costumbres, la población es sumamente religiosa, así que,  bajo la coordinación de las autoridades de la agencia municipal y el sacerdote de la iglesia, el pueblo celebra año con año a la Virgen del Rosario, patrona del templo de Ixcotel. La fiesta de la Virgen del Rosario se celebra en el mes de octubre y sin duda es la fiesta más grande del pueblo, en la calenda y quema del castillo todo el pueblo se reúne para cenar o comer en el atrio de la iglesia.

Es importante conocer los antecedentes del pueblo, desde su fundación y todas las dificultades que atravesó para ser lo que es hoy. Por ejemplo: las luchas de los pobladores para que se respetara su derecho a tener tierras en las cuales cultivar para sostenerse y también para pagar el tributo a las autoridades. Su lucha después porque se les reconociera como un pueblo independiente al barrio de Jalatlaco, la Hacienda de Dolores y la Hacienda de San Luis Beltrán. La búsqueda de apoyo del gobierno para que se les pagara la expropiación de sus tierras, después la lucha por conseguir agua como consta en el expediente de fondo Gobierno del año de 1923” […] encontrándose nuestros terrenos que fuimos dotados sin poseer agua, suplicamos […] ser agraciados con los derrames del agua que sale de la tubería del rastro de esta ciudad”.

Con estos antecedentes se puede considerar que los nativos de este pueblo luchan por conservar su costumbre, esa que les heredaron sus padres y sus abuelos, la creencia en la religión católica, su inquebrantable deseo por celebrar las misas, así como la vehemencia con que festejan a la Virgen del Rosario; pues esta práctica fue de peso para que en el siglo 18 se le diera la tierra y el reconocimiento como pueblo.

Aunque la mancha urbana ha consumido lo que pudiera ser el pueblo, pero esto es sólo en apariencia. Llama la atención que hay buena parte del colectivo social que les gusta pensar y sentirse parte de un pueblo, mostrando el espíritu de un pueblo que vibra con sus tradiciones. Sin embargo, debido a la contingencia sanitaria que se vive actualmente, este año no fue posible realizar la fiesta del pueblo, pero desde las casas de los mayordomos y pobladores, se celebran los rezos por la Virgen del Rosario y por Ixcotel.