China encuentra al SARS-CoV-2 activo en exteriores de empaques congelados

Crece polémica entre países por exportaciones

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China informó este sábado que encontró activo el virus SARS-CoV-2, que provoca el COVID-19, en el componente exterior de los empaques de alimentos refrigerados, y agregó que mostraba la posibilidad de infección a través de superficies contaminadas, según la emisora estatal CCTV.

El patógeno se encontró en empaques de alimentos en la ciudad costera de Qingdao, en la provincia de Shandong, según el informe, sin especificar el origen del producto.

Qingdao ha informado de una docena de nuevos casos de COVID-19 este mes, la mayoría relacionados con un hospital donde se trata a viajeros infectados del extranjero.

China ha afirmado en diversas ocasiones en los últimos meses que los productos refrigerados importados son riesgos para reintroducir el nuevo coronavirus en el país.

Previamente había analizado los empaques de productos de varios países y encontró muestras del patógeno. Después prohibió artículos importados, como los mariscos de Indonesia y las alitas de pollo de Brasil, luego de pruebas que dieron positivo en contenedores de envío y empaques de alimentos.

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud han sugerido que no hay evidencia de que el virus se pueda transportar a través de envases de alimentos.

Carece de comprobación científica

El gobierno brasileño afirmó el pasado jueves que busca esclarecer la "supuesta contaminación" con coronavirus en exportaciones de carne de pollo a China y enfatizó que la transmisión del virus por alimentos congelados carece de comprobación científica.

El Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) indicó en un comunicado que "no fue notificado oficialmente por las autoridades chinas sobre el hecho", pero que accionó todos los mecanismos pertinentes en China para buscar "informaciones que esclarezcan las circunstancias de la supuesta contaminación".

El comunicado indica que según la FAO (Organización de las ONU para la Alimentación y la Agricultura) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), "no hay comprobación científica de transmisión del virus covid-19 a partir de alimentos o embalajes de alimentos congelados".

Subraya además "la inocuidad" de los productos de sus frigoríficos, fabricados bajo las normas del sistema de inspección internacional SIF, "que obedecen a protocolos rígidos para garantizar la salud pública".

Según la alcaldía de la ciudad china de Shenzhen, próxima a Hong Kong, las autoridades sanitarias detectaron el virus en muestras tomadas el martes de alitas de pollo congeladas procedentes de Brasil, primer productor mundial de carne de pollo.

Las personas que habían estado en contacto con los productos contaminados, así como sus familiares, fueron "inmediatamente" sometidas a exámenes de diagnóstico y los test dieron negativo, según el comunicado chino.

La presunta contaminación podría afectar las exportaciones de Brasil brasileñas a China, su primer socio comercial.

En febrero de 2019, Pekín impuso por cinco años aranceles antidumping al pollo brasileño que van de 17,8% a 32,4%.