Diagnósticos vs fantasmas psíquicos

CONSULTORIO DEL ALMA, CUENTA CONMIGO

Existen personas que ante los problemas emocionales que afrontan, buscan la solución en lo más alejado a ellos, un fármaco. En el caso de padres con hijos que presentan alguno de los trastornos de la personalidad, les ha venido bien dichas categorías, pues con el marbete de “científico” le entregan al fármaco la solución, sin el menor cuestionamiento.

Diagnóstico vs disposición amorosa

Hace unos días me comentaba una profesora de educación primaria, la preocupación que tiene respecto a la situación de una de sus alumnas, a quien llevaron al neurólogo para que le hiciera una valoración. La madre agradece el diagnóstico a tiempo, pues como en muchos casos, existe la preocupación de agravamiento.

La profesora se apena de no poder intervenir más allá de sus posibilidades, que por cierto se han visto reducidas por la falta de contacto directo en esta pandemia; ella es amorosa con sus alumnos, en específico con la pequeña a la cual le ha tomado afecto, pues en el curso pasado también le dio clases y a pesar de los problemas de aprendizaje que arrastraba de años anteriores, logró un gran progreso, pues no solo le dedicó más tiempo, sino que la escuchaba. Así que al paso del tiempo, la niña comenzó a contarle la situación que vivía en casa.

Escuchar, una orientación

En la clínica psicoanalítica, cuando se escucha a un pequeño, además de prestarle oídos, habrá de prestar palabras al infante para que él se explique lo que le sucede; decantar lo que es su vivencia (que a esas edades es hiperintensa) de los hechos, hasta saber cómo intervenir con esa distinción, pues interpretar, hablar y actuar desde la moral o visión del mundo puede ser contraproducente. Si bien la profesora no posee la técnica para lograr lo anterior, sí posee lo más importante, la sensibilidad y disposición de escuchar a un ser que lo necesita, y que en este caso se encuentra a merced de sus padres y el médico. Acá habrá de aclarar, que esto siempre será así, pues el pequeño depende del otro para su supervivencia. ¿Pero qué sucede cuando el hijo o la hija representa algo que trae consigo una experiencia desagradable?

El hijo es el depositario ideal de los fantasmas psíquicos de los padres; estos fantasmas son los que influyen determinantemente en su conducta y vida emocional.

Invitación

No te pierdas el Curso radiofónico sobre La angustia, el único afecto que no engaña, donde se explicará de manera clara y accesible la dinámica y leyes a las que obedece el alma humana. ¡Escúchanos! Los viernes en punto del medio día a través de www. http://mixlr.com/radiounivas o Facebook Live.

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.

[email protected]