Disfruta Lizbeth nueva etapa como madre

Representó a Oaxaca en competencias nacionales

La taekwondoín de Universiada Nacional (UN) y medallista de Olimpiada Nacional (ON), así como entrenadora, Lizbeth Martínez Salinas, vive una nueva etapa, está a punto de ser mamá.

“Estamos felices y entusiasmados, es algo que ya habíamos planeado y lo deseábamos mucho, personalmente mi embarazo lo he disfrutado al máximo; cada día y cada mes aprendo cosas diferentes.

“Me emociona mucho ver el crecimiento y evolución de mi bebé, de igual forma nos tiene muy ansiosos y plenamente felices el hecho de saber que cada vez está más cerca la fecha de su nacimiento”, comentó en breve entrevista con Xtremo la artemarcialista que en UN representó a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) en etapas prenacionales y nacionales.

Su conocimiento en el mundo de la activación física y experiencia en dicho arte marcial, la aplica para realizar ejercicios de embarazo y así ayudarse ella y para reforzar el crecimiento de su bebé.

APOYO SUSTANCIAL

Martínez Salinas, de 27 años de edad, ha contado en esta faceta con un sustancial apoyo de su pareja y familiares, así como de su “sensei” en el tae kwondo.

“Tengo el apoyo incondicional de mis padres: Javier Martínez Esperanza e Hilda Salinas Jiménez; de mi pareja, Miguel Amaury Ramírez Santiago; de mi hermano, mi suegra, mi cuñada, en sí de toda la familia

“Además del apoyo total que me ha brindado desde siempre mi entrenadora de toda la vida y de quien he aprendido mucho y a quien considero como mi segunda madre, la profesora Elvia Vásquez Díaz”, agregó la notable taekwondoín oaxaqueña quien es Cinta Negra y cuenta con el grado de Cuarto Dan.

Desde hace poco más de año y medio que Lizbeth Martínez se alejó momentáneamente como entrenadora, ya que ahora ocupa un cargo público y su labor le exige de mayor tiempo en oficina.

PIENSA EN VOLVER

Lizbeth tiene dentro de sus planes retornar a la actividad del tae kwondo, pero por lo pronto, disfrutará de su etapa como nueva mamá.

“Es algo que me encantaría y me lo he propuesto porque el taekwondo ha sido parte incondicional y de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

“Sé que será un poco difícil ser madre, trabajar, ser entrenadora y esposa, pero también sé que no es imposible y tengo muchísimos ejemplos de mujeres deportistas que lo han logrado, entonces no pierdo la esperanza y estoy segura que lo lograré”, externó sonriente.

BIEN PREPARADA

Cabe recordar, que ella es egresada de la Licenciatura en Entrenamiento Deportivo (LED) y también tiene una Licenciatura en Acondicionamiento Físico, la cual cursó en el Instituto de Estudios Superiores de Ingeniería Educativa en Puebla.

Después de trabajar para el equipo deportivo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) como entrenadora, Liz retornó a Oaxaca para integrarse a la que fue su casa de formación en el taekwondo, Moo Duk Kwan Ocotlán.