Buscan salvar a bebé que nació con un pulmón, en el Hospital Civil de Oaxaca

La recién nacida proviene de Pochutla y requiere varias cirugías

Los pronósticos de sobrevida para Evelin, una bebé que hace ocho días nació con una malformación en el Hospital General de San Pedro Pochutla, siguen siendo escasos. El jueves por la mañana ingresó al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso, pero aún no hay fecha para su operación.

“Requiere muchos medicamentos, el viaje le provocó una saturación en su cuerpo; están tratando de estabilizarla para que el cirujano autorice que pase a quirófano”, narra Evelia García Díaz, su mamá.

Ella fue la única que durante la madrugada del jueves acompañó a la bebé en la ambulancia. Durante un viaje de cinco horas ayudó al médico a hacer funcionar el respirador manual, porque su hija aún no puede respirar por sí misma, ya que sólo tiene un pulmón.

El embarazo se desarrolló con aparente normalidad. Ningún estudio previo detectó que en el lugar del pulmón izquierdo a Evelin se le desarrollaron parte de sus intestinos y requiere una cirugía que permita hacer correcciones en su aparato respiratorio y digestivo.

La malformación fue detectada por el personal médico posterior al nacimiento y solicitaron un traslado a otro hospital, ya que en el de Pochutla se carece del equipo necesario.

En el Hospital de la Niñez Oaxaqueña no había cupo para recibir a Evelin y el Valdivieso la aceptó con la condición de que llegara con una prueba negativa a COVID-19, la cual demoró tres días.

El miércoles por la tarde, cuando lograron tener el resultado, otro factor en contra se presentó, la falta de camas pediátricas disponibles en el Hospital Valdivieso, pero el jueves por la mañana la bebé fue recibida para su internamiento.

“A mi nena ya la estaban esperando y se movieron para poderla atender porque estaba congestionada de las flemas, ahora tiene otro tipo de atención médica, pero retuvo líquidos, no podía hacer popo ni pipi, le tuvieron que poner muchos medicamentos y tenemos que esperar que se estabilice”, cuenta Evelia.

Los padres de la bebé han tenido que dormir en la calle y conseguir dinero para comprar las ampolletas de gluconato de calcio, las sondas gástricas y dos frascos de bitabucin pediátrico que no hay en el hospital.