Chiapas requiere mayor atención en el campo

Carlos Díaz Vázquez Carlos Díaz Vázquez

Roger Narcía Álvarez, presidente de la Integradora de Productores y Servicios Económicos de Chiapas (Iprosech).

Por la crisis que atraviesa actualmente el campo chiapaneco y ante la posible reducción del presupuesto para ese sector, es necesario que las organizaciones campesinas se  organicen y exijan una mayor atención, destacó Roger Narcía Álvarez, presidente de la Integradora de Productores y Servicios Económicos de Chiapas (Iprosech).

El activista mencionó que no se trata de defender el presupuesto con acciones que violenten la estabilidad social, sino mediante el diálogo permanente y respeto con los tres niveles de gobierno.

“Si se quiere salir del rezago lo importante es estar unidos y consolidar, por qué no, un movimiento campesino en el estado. En estos momentos se les  tiene que  brindar a los miles de productores locales las alternativas y las herramientas que requieran ”, puntualizó.

Consideró que las organizaciones sociales y productivas de Chiapas, forman parte esencial de los cambios que se buscan  tanto a nivel nacional como en Chiapas, “somos muchas y  tenemos presencia en todo el territorio chiapaneco y si existiera unificación se lograría un mayor cambio en el sector”, resaltó.

“Si todas las organizaciones  logran trabajar en coadyuvancia con los gobiernos, sería posible una mayor estabilidad social y gobernanza; porque si cada uno sigue por su lado nunca saldremos de los vergonzosos primeros  lugares en pobreza, marginación, hambre y analfabetismo” mencionó.

Ante todo el panorama que se vive en Chiapas es necesario, dijo, que la Federación voltee los ojos al campo y sobre todo a Chiapas, donde gran parte de la población se dedica al sector primario, es decir a la agricultura y ganadería. 

“Acá el que genera alimentos, economía, todo, es el sector agropecuario, pues acá no tenemos fábricas, industrias, aunque reconocemos a los empresarios que se dedican a este sector”

Chiapas, añadió,tiene el potencial suficiente para sobresalir en todos las áreas económicas, pues cuenta con todas las condiciones necesarias para hacerlos, desde el  clima  hasta la calidad de la tierra para producir los alimentos.

“Podemos ser autosuficientes y podemos vender parte de nuestros productos a nuestra península, para ser, de nueva cuenta, el granero del Sureste”, remató.