“Sacramento” y Virgen del Rosario fueron recibidos con algarabía

SC/René AraujoSC/René Araujo

SC/René AraujoSC/René Araujo

SC/René AraujoSC/René Araujo

Con música tradicional y una entrada triunfal, los habitantes de esta comunidad tzeltal de Chiapas recibieron el pasado 14 de octubre a su imagen más venerada, la Virgen del Rosario, y a un Cristo de la Columna, denominado por ellos como”‘Sacramento”, luego de que en ambas esculturas históricas se concluyó su restauración bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Trasladadas desde San Cristóbal de las Casas, donde fueron atendidas, ambas imágenes fueron recibidas, aproximadamente, un kilómetro antes de la entrada a la cabecera municipal de Cancuc.

Allí, al pie de la carretera, una comitiva las desembaló y montó cuidadosamente en dos andas: una cargada por mujeres y que se ocupó de la Virgen del Rosario, y otra por los hombres del pueblo, quienes llevaron en hombros al Cristo.

La restauradora de la Sección de Conservación del Centro INAH Chiapas, María Rosa García Sauri, quien en la entrega-recepción estuvo acompañada por el titular del Centro Cultural de los Altos de Chiapas, Edgar Raúl Durón León, en representación del director del Centro INAH Chiapas, Juan José Solórzano Marcial, señaló que aquella procesión permitió a muchos de los habitantes de la comunidad, contemplar desde la distancia algunos detalles que comúnmente no observan de las piezas, tales como el Niño Dios de la imagen mariana, que tradicionalmente suele estar cubierto por telas.

Tras la procesión, los representantes del INAH, junto con las autoridades municipales, tradicionales y parroquiales de Cancuc, así como los feligreses, participaron en una breve explicación en tzeltal a cargo del mayordomo Juan López.

El mensaje abordó el significado histórico que tiene la Virgen del Rosario, ‘estandarte’ que los pueblos indígenas chiapanecos tomaron para liderar, a inicios del siglo XVIII, el episodio que se conoce como la Sublevación de los 32 pueblos en contra de los hispanos de la Ciudad Real (San Cristóbal de las Casas).

De igual modo, don Juan López transmitió a sus vecinos una síntesis del trabajo de restauración y destacó el apoyo de los especialistas privados que, desde julio pasado, cuando las imágenes fueron trasladas a San Cristóbal por motivos logísticos, las atendieron bajo la supervisión del INAH.

“Para el INAH es un acto sin precedentes, al menos en nuestra experiencia, ya que fue la propia comunidad de Cancuc, a través de su presidencia municipal y Casa de Cultura, la que sufragó los gastos de la restauración, en tanto, el Instituto proporcionó instalaciones, traslados, materiales y supervisión. Fue un ejercicio totalmente colaborativo y de buena fe”, expresó María Rosa García Sauri.

No obstante que los recursos requeridos para la atención de los dos bienes patrimoniales y la contratación de los expertos fueron pagados por el Ayuntamiento de Cancuc, la restauradora encomió la participación y gestión de otras tres instancias: la Casa de Cultura municipal, las autoridades religiosas y las autoridades tradicionales.

Cabe destacar que los especialistas a cargo de la restauración instalaron durante el evento un periódico mural, en el cual se expusieron fotografías del antes y el después de la atención en la Virgen del Rosario y el Sacramento.

El trabajo desarrollado por el INAH y la sinergia establecida con esta comunidad tzeltal, deja un positivo precedente para la futura colaboración y restauración de otros bienes patrimoniales que San Juan Cancuc posee, y que en los años pasados han sido visitados, dictaminados y atendidos en temas como su fumigación preventiva, por el personal del Centro INAH Chiapas.