Aumenta detención de niños migrantes en Frontera Sur

Sergio García Sergio García

En 2019 fueron detenidas más de 50 mil niños migrantes, principalmente provenientes de Honduras y Guatemala.

Sergio García Sergio García

Tapachula.- Durante 2019 fueron detenidas más de 50 mil niños migrantes, principalmente provenientes de Honduras y Guatemala.

Esta cifra no tiene precedentes en los 17 años que la Secretaría de Gobernación publica sus estadísticas sobre detenciones migratorias.

En comparación con 2018, las detenciones incrementaron un 82 %, informó en un comunicado de prensa, la Coalición Internacional contra la Detención (IDC) y el Instituto para las Mujeres en la Migración, AC (IMUMI).

Entre enero y agosto de 2020 se registraron 7 mil 442 eventos de detención de niñez y adolescencia migrante, 37 % niñas y 63 % niños, pese a la emergencia sanitaria y las medidas de sana distancia e higiene implementadas por el gobierno mexicano para combatir la pandemia, y la orden de un juez federal para eliminar la detención de niñas, niños y adolescentes migrantes en estaciones migratorias.

La protección de la niñez y la adolescencia migrante es una obligación de los estados.

La detención de la niñez migrante tiene repercusiones en su desarrollo psicoemocional a corto, mediano y largo plazo.

Las alternativas a la detención migratoria basadas en la comunidad permiten que  niños y adolescentes migrantes cuenten con opciones diferentes que garanticen su interés superior de acuerdo a sus necesidades específicas.

La migración, sin importar las formas de desplazamiento o las razones, tiene de fondo la necesidad de un cambio estructural y no acciones de disuasión.

Sin importar los riesgos o las políticas migratorias restrictivas de los países, las personas seguirán huyendo de las pandillas, los cárteles, la violencia de género, la pobreza, y las amenazas contra su vida y las de sus familias.

En el contexto actual de la pandemia, seguir con una política de criminalización de la migración incrementa los riesgos de la niñez y adolescencia de seguir siendo detenida en estaciones migratorias y a su vez en riesgo de contraer coronavirus pues las reformas recientes aún no entran en vigor.

En este sentido, hoy existen políticas públicas para proteger y garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes desde antes de su llegada al país y durante su estancia en México. En el marco del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes se creó la Comisión de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes y Solicitantes de la Condición de Refugiado, órgano que dicta la política nacional de protección para la niñez y adolescencia migrante y solicitante de asilo en el país, y a su vez la ruta de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración la cual implementa protocolos, procedimientos e instrumentos para atender las necesidades específicas de cada niña, niño y adolescente migrante.

El 29 d septiembre la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley de Migración y a la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político para armonizarlas con la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y garantizar la no detención de niñez y adolescencia migrante.

La Coalición Internacional contra la Detención (IDC) y el Instituto para las Mujeres en la Migración, AC (IMUMI) reconocemos el avance legislativo para garantizar los derechos de las niñez y la adolescencia migrante al armonizar la Ley de Migración (LM) y la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político (Ley de Refugiados) con la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

En este contexto, lanzaron una campaña informativa para visibilizar los avances y las buenas prácticas que se han desarrollado a nivel federal y estatal relacionadas con las alternativas a la detención y los modelos de cuidados alternativos para garantizar el interés superior de la niñez migrante.

Las reformas legislativas del pasado 29 de septiembre prohíben la detención de niñas, niños y adolescentes por razones migratorias y otorgan la responsabilidad de garantizar el bienestar de esta población al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, quitándole esa competencia al Instituto Nacional de Migración (INM), y reconociendo los derechos de niñas, niños y adolescentes por encima de su condición migratoria.

Hoy, se requiere el compromiso de autoridades federales, locales y municipales para implementar en todo el país la Ruta de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración que garantice el interés superior de la niñez y adolescencia migrante; la publicación, en el Diario Oficial de la Federación, de las reformas a la LM y Ley de Refugiados, así como la asignación de un presupuesto, federal y estatales, suficiente para el fortalecimiento de las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y los Centros de Asistencia Social, públicos y privados.