Pandemia podría disparar casos de trabajo infantil en Oaxaca

Muchas familias han perdido 50% de sus ingresos

La crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19 ha golpeado en un 50 por ciento en los ingresos de las familias que de por sí eran de escasos recursos, revela una encuesta realizada por la organización Centro de Apoyo al Niño de la Calle (Canica) A C.

Rafael Bucio Escobedo, director general de Canica, destacó que al inicio de la pandemia se realizó una muestra de cuáles eran las necesidades más urgentes en atención emocional en las familias, pero también conocer el impacto económico de la pandemia en el núcleo familiar.

“Queríamos ver el impacto en materia familiar y materia económica. Tan sólo en la población que nosotros atendemos, las familias vieron reducidos sus ingresos en promedio en un 50 por ciento. Estamos hablando de familias que ya desde antes de la pandemia vivían en situación de pobreza y pobreza extrema, esto implicaba consecuencias importantes”, destacó.

Lo anterior a su vez tiene un daño multiplicador en el acceso a la alimentación adecuada, salud y no se diga entretenimiento entre el sector infantil. “Esto los obligaba a incrementar las horas de trabajo en calle”, destacó.

Estudios recientes elaborados por organismos internacionales Human Rights Watch, advierte de un profundo y largo impacto negativo de la COVID-19 en los niños y las niñas de todo el mundo.

A groso modo, alerta que la pérdida empleo e ingresos que lleva a la inseguridad económica en las familias, incrementará los niveles de trabajo infantil, explotación sexual, embarazo adolescente y matrimonio infantil. 

Lo mismo está incrementando la incidencia de la violencia doméstica, en tanto que al aumentar la tasa de fallecimientos por las COVID-19, más niños y niñas estarán en situación de orfandad y expuestos a explotación y abusos.

Bucio Escobedo, destacó que otro estudio hecho por Save the Children que advierte del incremento de violencia hacia las niñas y perspectivas de incremento de embarazo infantil con un cálculo de 2.5 millones de matrimonios infantiles en los próximos cinco años.

“Evidentemente hay toda una serie de amenazas que la pandemia viene a acentuar pensando que una buena parte de la relación que se da en los derechos de los niños, están asociados a las carencias e imposibilidad del estado y la familia en garantizarlos. La crisis económica derivada de la pandemia definitivamente está amenazando y vulnerando de manera importante el bienestar de las niñas y los niños”.

En este sentido señaló que no sólo como organizaciones de la sociedad civil, también el estado debe de voltear a ver esta problemática y buscar soluciones que permitan detener estas amenazas.