Zoques tienen su propio encuentro con la virgen del Rosario

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Jesús Hernández Jesús Hernández

Dentro de las celebraciones de los zoques de Tuxtla, la gastronomía tiene una función importante; en ella, las mujeres intervienen para ser parte del ritual, como en la fiesta a la virgen del Rosario.

Es octubre y los preparativos inician; los hombres realizan joyonaqués y entregan coloridas velas, mientras que las mujeres preparan los alimentos, comida y bebida son parte del ritual.

“La virgen del Rosario es una de las imágenes que conforman esta singular Trinidad Mariana, conformada también por las vírgenes de Candelaria y de Olochea María (Santa Teresita de Jesús), y cada 7 de octubre tiene su celebración. De acuerdo con los zoques, las tres imágenes son conocidas como las vírgenes de Copoya o “Copoyitas”, las cuales fueron escondidas en diferentes casas durante la Persecución Religiosa de 1935-1936. Una vez pasado este movimiento, las vírgenes fueron rescatadas y se les construyó una ermita y más tarde un templo donde actualmente permanecen.”

Sin embargo, su festejo es universal. Zoques de Tuxtla Gutiérrez hacen lo propio en honor a la virgen; convienen su propio encuentro y entrega con flores, velas, música y comida, en un domicilio particular.