Aleida Ruiz Sosa: bailando y dejando huella

Embajadora de la Paz de Iberoamérica y del Caribe por parte de la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos por el Desarrollo de las Américas, Premio Estatal de la Juventud, Galardón de Oro José Vasconcelos, Reconocimiento por la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos, Premio Municipal de la Juventud, Pergamino de Oro Andrés Henestrosa, Medalla  Juana Catalina Romero Egaña, otorgado por el Congreso del Estado de Oaxaca, Aleida Ruiz Sosa actualmente cuenta con  15 años de haber nacido en esta ciudad.

Estudió Ballet de manera particular con el bailarín cubano Ramiro Alonso, el ensayador Gregori Ozete y la maestra Daniela Ortiz; es bailarina de ballet,  escritora, ponente, tallerista, practica gimnasia y es cinta negra de segundo Poom Tae Kwon Do; se ha presentado bailando en distintas partes de la República y en Cuba; ha sido aceptada en programas de verano Joffrey  Ballet en Nueva York, en el Bolshoi de Moscú; muy a pesar de ser una menor de edad para el programa, es becada para el Conservatorio de Danza Profesional de Madrid, España.

Dirigió el  Ballet Expresión corporal y Acondicionamiento Físico en el Centro de Reinserción de Tanivet, dirigido a las mujeres recluidas; también creó el Taller “Bailar para liberar tus emociones” para niños con cáncer.

Es columnista de la Revista Un Vistazo, escritora de cuentos “Arcoiris”, con perspectiva de género con el que se han recaudado fondos para niños huérfanos, víctimas indirectas de feminicidio, participó como ponente en el “Foro de Niñas y Mujeres que Inspiran", así como en el Ciclo de Conferencias Difusores de Talento del DIF municipal de Oaxaca de Juárez. Participó en diversas conferencias en Tuxtepec, Oaxaca.

La labor social de Aleida Ruiz Sosa es incansable: se presenta en el Asilo de Ancianos “Rufino Tamayo”, como distracción a las personas de la tercera edad que con gran admiración y experiencia le brindaron el aplauso más largo de su vida y su trayectoria; se presentó también en el teatro COBACH, del foro Boca, Veracruz.

Ella no deja de bailar nunca porque esta es su pasión, su emoción, su vida y con estas actuaciones ha realizado una labor hermosa de dar presentaciones a beneficio de los niños huérfanos, con cáncer, discapacitados, etcétera, una ardua labor que quizá ningún artista ha realizado con tanto fervor como ella, quien no se detiene y desea hacer el bien como un testimonio más en su corta existencia por ser muy joven pero con pensar de adulto, va reafirmando su labor cada día que la enaltece como un gran ser humano, que  desea el bienestar de su generación, de esta generación tan necesitada de amor sin egoísmos.

Aleida, la  joven amorosa de la juventud del hoy, va dejando a su paso una semilla de ayuda para el ser sufriente y para una familia necesitada de muchas cosas primordiales para continuar la vida, la misma que hace llevadera la bailarina de ballet, Aleida Ruiz Sosa.