Huitzilin Pochotli: una nueva alternativa de producción de pan que nació tras la pandemia

Israel fue el de la idea de hacer pan. Tras la pandemia, siguen con su negocio.

La idea de un negocio propio la tenían pensada desde diciembre. Como muchas otras personas que buscan empezar un nuevo año arrancando un proyecto productivo, Israel tenía en mente elaborar pan y venderlo.

Comenzaron con el trabajo, si bien no en forma, sí con dedicación, desde enero y febrero. Sin embargo, la crisis por el brote y propagación del coronavirus (COVID-19) alcanzó a Oaxaca el pasado mes de marzo, por lo que Huitzilin Pochotli encontró su gran prueba.

Al equipo se sumó Luis y, a pesar de la adversidad que implicaba la recesión por la suspensión de actividades consideradas no esenciales, estos panaderos no bajaron los brazos y buscaron la manera de que su producto llegara a algunos hogares de la capital.

“Aproximadamente llevamos seis meses ya en forma, ya en regla, tratando de ser constantes. La constancia y la disciplina, son lo que nos mueve”, platicó Israel respecto al tiempo que llevan ya de lleno con su negocio.

Nueva alternativa de producción

Por su parte, Luis atribuye parte del mérito a su socio y compañero. “Israel ya tenía la iniciativa, nos conocimos en el lugar donde yo trabajaba y de ahí él fue como me empezó a comentar que tenía esa iniciativa de hacer pan, de hacer algo diferente. Todavía no se presentaba la pandemia, apenas se estaba dando a conocer”, contó.

Incluso, relató lo que hizo para unirse a Huitzilin Pochotli. “Yo también dejé la chamba que tenía por algo nuevo, algo que me gustó”, dijo.

Su irrupción en el mercado a nivel local, literalmente, coincidió con lo adverso de la situación económica en general, pues si bien la pandemia frenó su ritmo de trabajo, también les ofreció una nueva alternativa de producción.

“Realmente es una situación difícil, pues el dinero está escaso. Por eso mismo, preocupados por llevar un buen producto a sus mesas, tratamos de llevar una limitada producción para que cada pan tenga una atención”, asegura Israel sobre cómo operan en estos días en que, a pesar de la transición de colores en el semáforo de riesgo, la situación sigue sin favorecer a la economía.

Las redes sociales, como en otros muchos casos, se convirtieron en las mejores aliadas de Israel y Luis, pues aprovechando que la gente se encontraba en su casa por el confinamiento, el negocio de pan tuvo que adaptarse a la nueva normalidad.

“Nos ayudan mucho las redes sociales y todos los vínculos de amigos que con un like nos ayudan a poner el pan en el mercado. Dejamos casa por casa, pero también por medio de Whatsapp, Facebook, mandamos fotos y nos piden órdenes. Y así es como también lo colocamos y lo vamos vendiendo”, platicó Luis.

Un negocio "limitado"

Lo bueno o malo que pueda llegar a ser un producto, se mide por su calidad. El consumidor, con base en su experiencia, determina si el sabor, la textura, el material o lo que sea el caso, es de su agrado. Por esta razón, en Huitzilin Pochotli aseguran saber cómo satisfacer al cliente.

“Usamos los mejores productos, no usamos harinas que son altamente refinadas, usamos harinas de fuerza, que tienen un contenido más alto de proteínas, menos carbohidratos complejos, una cantidad mínima de levadura, usamos prefermentos, no usamos las técnicas de panificadora, que exageran el usar las levaduras para incrementar en aire y en volumen, pero no en harina y eso es lo que tratamos de poner acá”, afirmó Israel.

Y es precisamente buscando esa satisfacción al cliente, que estos jóvenes panaderos racionan su trabajo. “Nuestra producción es de unas 200 a 300 piezas máximo para entregarles a cada una un detalle, un arte”, añadió.

Saber cuándo vender

Como muchos otros negocios, después de la pandemia, toca reinventarse y ajustarse a la llamada ‘nueva normalidad’. Estar pendiente del calendario, saber identificar fechas, días clave y puntos fuertes, son ahora cualidades que debe tener todo comerciante.

“Cuando son principios de quincena, la panadería está muy bien, pero ya a la mitad de quincena, ya a la colita, ya también la venta baja mucho, entonces ahorita por lo mismo de la pandemia estamos trabajando con producciones exactas y seguras”, comentó Luis.

“Por ejemplo, si me ordenan 5 o 10 piezas, no decimos ‘no te lo puedo ir a dejar’, con toda la intennión, con todo el gusto, a donde tú nos mandes tu ubicación nosotros vamos a dejar el pan”, concluyó.

300

Piezas al día producen en Huitzilin Pochotli

 

“Huitzilin quiere decir 'situado del lado izquierdo', Pochotli quiere decir 'motivación'; juntos hacen una analogía hacia Huitzilopochtli, el dios de la guerra, que se basaba en una motivación diaria al corazón”.

Israel, Huitzilin Pochotli