Sigue lejana la des-conversión hospitalaria por COVID-19 en Oaxaca

Hospital del ISSSTE, al 110% de su capacidad
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El nosocomio Regional del ISSSTE se reporta al 110 % de su capacidad en el área COVID-19.

Mientras a nivel nacional el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunció desde la semana pasada el restablecimiento de servicios suspendidos por la pandemia, en Oaxaca está lejos de ocurrir, pues hospitales como el Regional Presidente Juárez del ISSSTE se reportan al 110 por ciento de su capacidad en el área COVID.

“Yo veo difícil la desconversión porque no podemos decir aún que ya superamos la COVID, lo digo por lo que estamos viviendo”, expresó en entrevista el director del Hospital Presidente Juárez, Jesús Gonzalo López Cruz.

La contingencia obligó a los nosocomios de Oaxaca a suspender servicios como cirugías programadas o consultas externas para destinar un área aislada para atención de pacientes con sintomatología COVID.

El hospital Juárez terminó por habilitar 32 camas, seis para pacientes pediátricos, dos para embarazadas y 24 para adultos que desde la semana pasada están rebasadas.

“Tenemos 25 pacientes adultos con COVID-19 hospitalizados y tres derechohabientes más en espera de ser referidos, dos en el Hospital de Especialidades y otro en Ixcotel”, detalló Jesús Gonzalo.

La saturación le llevó a girar un escrito al responsable de la representación del ISSSTE en Oaxaca, Eduardo Arredondo Carrasco, para advertir que no se tiene la capacidad para recibir más pacientes de clínicas foráneas ni más pacientes con patología respiratoria (COVID-19) por falta de recurso humanos y espacio físico.

Advirtió que no sólo el área COVID-19 está saturada, sino también la de urgencias para la cual son insuficientes 13 camas que se llenan con pacientes que sufrieron un infarto agudos al miocardio, insuficiencia renal, colecistitis complicada o agudizada, crisis convulsivas y accidentes que se ven todos los días.

“El hospital está sufriendo”, dice a manera de calificar la situación que se vive en el segundo día de semáforo epidémico amarillo que advierte un riesgo moderado de contagio, pero que contrasta con la realidad en las calles y espacios de la ciudad de Oaxaca.

“Vemos mucha gente sin cubrebocas, sin lavarse las manos ni guardar la sana distancia” y ese comportamiento se refleja en el número de personas hospitalizadas, que para la noche de este lunes eran de 229 en todo el estado, cuando el 15 de septiembre había logrado disminuir a 192.

En tanto, dependencias de gobierno, cuyo personal labora en el edificio María Sabina en la Ciudad Judicial y Administrativa de Reyes Mantecón, suspendieron labores por un brote de COVID-19.