Enfermedades cardiacas cobraron más de 5 mil vidas en Oaxaca durante 2019

Presentes en el 39% de defunciones por COVID-19 en la entidad

Un electrocardiograma ayuda a detectar problemas con el corazón. Foto: Mejor con salud

Esa noche de julio de 2014 que Mario despertó de manera súbita, con la boca llena de un líquido espeso y dulce, estaba lejos de imaginar que la arteria principal que transporta la sangre de su corazón hacia el resto del cuerpo, se había roto.

En cuanto se incorporó de la cama y se sentó, la sangre comenzó a salir de la boca a borbotones, pues el corazón no dejaba de bombear.

“Lo que me salvó es que me apretaron el estómago para que la sangre dejara de salir y en hora y media llegué al Hospital Regional de Alta Especialidades de Oaxaca”, donde lo operaron de emergencia, pues su aorta se había roto.

Lo que Mario enfrentó a sus 65 años fue un aneurisma de aorta, esa dilatación que debilitó la pared de la arteria y que requirió al menos tres ingresos al quirófano. La segunda vez estuvo hospitalizado 18 días, incluyendo 36 horas en coma.

“Creí que me iba a morir, me canalizaron al Centro Médico Nacional 20 de Noviembre en la Ciudad de México, para que con una operación a corazón abierto pudieran checar dónde estaba el daño porque la sangre se iba a los pulmones, pero me dio miedo”, confiesa un hombre que a ese hecho ha podido sobrevivir seis años.

Aún requiere chequeos al menos cada seis meses, pero desde enero pasado no se ha vuelto a pisar un hospital. “Soy hipertenso y diabético y los que enfermamos de COVID-19 ya no nos salvamos”, dice consciente de las complicaciones en su salud.

 Escenario complejo

Para el profesor en cardiología de la Facultad de Medicina y Cirugía de la UABJO, Alejo Díaz Aragón, los efectos de la COVID-19 se potencian en personas con enfermedades cardiacas como la hipertensión, pero también con diabetes y obesidad.

De las mil 431 defunciones por COVID-19 acumuladas en Oaxaca hasta la noche de ayer, en el 38.9 por ciento había un antecedente de hipertensión y en 47.7 por ciento de diabetes y en 26.1 por ciento de obesidad.

“Las enfermedades cardiovasculares a nivel mundial y en especial en el país son la primera causa de muerte entre la población y va en incremento porque más del 70 por ciento de las personas tienen sobrepeso u obesidad, lo que también ha incrementado la diabetes e hipertensión arterial”, agregó.

Esos antecedentes médicos en una persona son las condiciones que provocan “que se alteren las células que cubren el interior de las arterias” y afecta también al endotelio, encargado de producir las sustancias que agrandan el radio de los vasos sanguíneos y evita que se formen coágulos, fenómenos trombóticos o la aterosclerosis. 

“La obesidad, hipertensión, diabetes y niveles elevados de colesterol y triglicéridos favorecen que se altere el endotelio y la aterosclerosis afecta arterias del cerebro, corazón y piernas. Se forman placas de colesterol en la pared que obstruyen la luz de los vasos sanguíneos, son placas inflamadas que un día se fracturan y provocan la formación de un coágulos que tapan las arterias”, explicó.

De una manera más sencilla ejemplificó que las arterias son como una manguera para regar un jardín, “si piso una parte el agua ya no llegará a algunas áreas”, pero sí a una parte del corazón le deja de llegar el oxígeno que transporta la sangre, le duele y se empieza a morir.

La COVID-19 también inflama las arterias y “precipita esa muerte súbita, por eso los jóvenes y niños son menos afectados porque sus arterias están sanas”.

 Población infantil

De las mil 431 defunciones de COVID-19, 15 corresponden menores de 14 años y en este grupo de edad sólo se han confirmado 412 contagios, poco más del 2 por ciento de los 16 mil 669 contagios acumulados.

A menos que la cardiopatía sea compleja, para el cirujano pediatra cardiovascular Antonio Moreno Hidalgo, los casos de COVID-19 y las defunciones son raras en niñas y niños.

La cifra de infantes que enfrentan al nacer una cardiopatía congénita es alta, en 8 de cada 100 y su salud se puede complicar cuando se mezclan varios tipos de enfermedades cardiacas, como las del conducto arterioso.

“Esos pacientes casi tienen el 100 por ciento de sobrevida si se operan a tiempo, pero hay otras que necesitan operaciones diversas para corregirse como la atresia tricuspídea”, aunque en infantes los trasplantes están descartados porque los medicamentos que necesitan tomar daña su sistema inmunológico y pueden desarrollar cáncer.

Por eso, la prevención desde el embarazo que incluye los ultrasonidos y el tamiz neonatal cardiaco son indispensables para detectar enfermedades del corazón en la edad temprana.

 Prevención

Para identificar aquellas que se adquieren en la edad adulta, por malos hábitos alimenticios, falta de ejercicio, el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez y la farmacéutica Novartis diseñaron dos guías digitales sobre insuficiencia cardíaca.

 

En entrevista la doctora Viviam Ubiarco, líder del Área Médica Cardiovascular en Novartis consideró de vital importancia que el personal médico y de enfermería tenga la capacidad de detectar problemas cardíacos.

“La insuficiencia cardiaca es una causa de muerte, es una enfermedad que genera síntomas como falta de aire y fatiga porque el corazón deja de llevar la cantidad correcta de sangre al cuerpo y es la sangre la que transporta el oxígeno”.

La explicación de la prevalencia de enfermedades cardiovasculares en México es por los factores de riesgo, como que el 18 por ciento de la población está expuesta a humo de tabaco o que más del 50 por ciento tiene problemas de lípidos (grasa en la sangre) y 26 por ciento vive con hipertensión.

“Muchos de los infartos o eventos cerebrovasculares tienen su origen en la insuficiencia cardiaca”, aseguró.

En Oaxaca, antes de la pandemia de la COVID-19, durante el 2019 fallecieron 25 mil 856 personas por alguna enfermedad y una quinta parte fue por problemas cardíacos.

Cada que piensa en su historia, Mario agradece que no sea parte de esas estadísticas. Después de su estancia en el hospital su voz no volvió a ser la misma, se adelgazó porque el tiempo que permaneció intubado un ganglio se daño, pero otro año esa secuela puede esperar.

 

En 2019

  • 25,856 personas en Oaxaca perdieron la vida.
  • 5,345 de ellas tuvieron como causa un problema cardiaco.
  • 2,749 defunciones fueron mujeres.
  • 2,596 fueron hombres.
  • 3 no especificaron el sexo.

 

De enero a mayo de 2020

  • 3,68 defunciones ocurrieron en Oaxaca
  • 631 por enfermedades del corazón.
  • 310 de ellas en hombres.
  • 321 de ellas en mujeres.

 

“La insuficiencia cardiaca es una causa de muerte, es una enfermedad que genera síntomas como falta de aire y fatiga"

Viviam Ubiarco, líder del Área Médica Cardiovascular en Novartis

“Muchos de los infartos o eventos cerebrovasculares tienen su origen en la insuficiencia cardiaca”.

Viviam Ubiarco, líder del Área Médica Cardiovascular en Novartis.

 

“Más del 70 por ciento de las personas tienen sobrepeso u obesidad, lo que también ha aumentado la diabetes e hipertensión arterial”.

 Alejo Díaz Aragón, profesor en Cardiología de la Facultad de Medicina y Cirugía de la UABJO.

 

“Soy hipertenso y diabético y los que enfermamos de COVID-19 ya no nos salvamos”.

Mario, paciente.