El amor, realidad y mundo exterior

CONSULTORIO DEL ALMA, CUENTA CONMIGO

Nuevamente es necesaria una precisión; en la nota anterior mencioné la denegación como un mecanismo de la vida anímica que opera en el enamorado, refiriéndome específicamente al papel que juega el hombre en la conquista; habrá que recordar que en las parejas del mismo sexo, es uno de los enamorados quien juega este papel activo.

La actividad y la merma del amor

En este punto habremos de detenernos, pues la explicación puede tornarse confusa para un ávido observador. ¿Acaso el que es conquistado, el enamorado que juega un papel pasivo en el idilio, no echa a andar un gran monto de actividad incluso mayor de la de aquel que inició la conquista? Pues desde las tierras donde cayeron las promesas de amor, germinarán las acciones que el enamorado emprenderá para mantener la ilusión del amor, pues el que conquista, una vez logrado el cometido tal como transcurre el tiempo, el interés y las acciones de amor, irán mermando poco a poco.

Dichas acciones son de diversa índole, van desde reclamos, una demanda exacerbada de atención hasta el más quieto silencio. Aún cuando desde el primer momento que los enamorados se encuentran, aflora un sinnúmero de pensamientos (fantasías) de donde se pueden extraer las expectativas y cálculos de los involucrados, se sigue manteniendo al paso de los años la idea de un amor verdadero que debe ser desinteresado. Sin embargo, la vida cotidiana nos muestra que éste sólo es un mito nacido de los valores morales e ideales que las personas pretenden alcanzar.

El ideal del amor, un engaño de la humanidad

En esto último también se encuentra parte de la respuesta a la pregunta realizada por la paciente. Si pensamos en los valores morales como la decantación de las prohibiciones que dieron origen a la civilización y que hoy nos permiten que no se desborden los impulsos que nos llevarían a la autodestrucción, el amor nos aparece como la fuerza que haría frente a esos impulsos propios del ser humano; la cual tendría la autoconservación como ganancia, de ahí su exaltación como ideal.

En el origen de la civilización, el hombre primitivo hubo de renunciar y atemperar precisamente aquello que le deparaba grandes montos de placer, hablando específicamente de las relaciones sexuales; debió normalizar, así como prohibir ciertas prácticas como el incesto y la unión entre miembros de la misma horda; siglos más tarde, con el advenimiento del pensamiento religioso a negar y prohibir todo aquel placer pecaminoso proveniente de lo sexual, reforzado con la creación de un ideal a alcanzar, dicho ideal se convirtió en la ganancia o premio por obedecer a los preceptos creados para mantener a raya los impulsos primitivos.

Continuará el próximo sábado…

Invitación

No te pierdas el Curso radiofónico sobre La angustia, el único afecto que no engaña, donde se explicará de manera clara y accesible la dinámica y leyes a las que obedece el alma humana. ¡Escúchanos! Los viernes en punto del medio día a través de www. http://mixlr.com/radiounivas o Facebook Live.

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.

[email protected]