Llega nuevo Obispo a Huautla; buscará ser más cercano a la gente

Entre danzas y ritos de la cosmogonía indígena mazateca, el nuncio apostólico Franco Coppola consagró y dio posesión ayer al nuevo obispo de la Prelatura de Huautla, Guadalupe Antonio Ruiz Urquín.

En la celebración eucarística, desarrollada en la Catedral, el representante de El Vaticano pidió al nuevo mitrado buscar en la oración el encuentro con el Señor para corresponder a su llamado y así ser un buen pastor.

Ante el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, así como los arzobispos de Antequera-Oaxaca y de Tuxtla Gutiérrez, Pedro Vázquez Villalobos y Fabio Martínez Castilla, expuso que la oración constituye la mejor oportunidad para encontrarse con el Señor y saber a dónde ir, porque si confía en su corazón se puede equivocar, porque el corazón es humano.

En presencia de los obispos de las diócesis de Tampoco, Tehuacán, San Cristóbal de Las Casas, Tuxtepec, Puerto Escondido y Tehuantepec, así como del obispo de la Prelatura Mixe de María Auxiliadora, el nuncio también llamó al nuevo obispo a recurrir a la oración con el Señor para estar cercano siempre de su pueblo y a aprender a amarlo.

“Es necesaria la cercanía para aprender cómo se ama”, remarcó.

De igual manera, solicitó a Ruiz Urquín a estar siempre presente en las alegrías y en las tristezas de su pueblo.

Encomienda ministerio a la Virgen

A su vez, el nuevo obispo de la Prelatura de Huautla, agradeció al Papa Francisco su designación y encomendó a Dios y a la Virgen María su ministerio episcopal.

Además, dio gracias a los sacerdotes, religiosas y fieles laicos por aceptación como pastor y se comprometió a caminar juntos como pueblo de Dios con los católicos mazatecos, náhuatl y mixtecos de la Prelatura.

De igual manera, ofreció a las autoridades civiles dar toda su colaboración para trabajar juntos por el bien del pueblo

Bastón de mando

Mientras tanto, el presidente municipal de Huautla de Jiménez, Óscar Peralta Allende dio la bienvenida y entregó el bastón de mando al nuevo obispo, como un signo de servicio para los pueblos originarios de la Sierra Mazateca.

Destacó que la religión ha ocupado un lugar central durante esta pandemia del coronavirus, para buscar la fortaleza necesaria en Dios.