Denuncian tala de las montañas en San Cristóbal

René AraujoRené Araujo

Desde que empezó la pandemia han enfrentado la deforestación del área de la reserva del colibrí.

René AraujoRené Araujo

El ambientalista Eric Eberman, quien actualmente vive en San Cristóbal de Las Casas, denunció la situación de los bosques en los altos de Chiapas; compartió que desde que empezó la pandemia han enfrentado la deforestación del área de la reserva del colibrí.

 

“Desafortunadamente han realizado quemas en una zona de mantos acuíferos, lo que está afectando directamente el subsuelo, todo por la irrupción ilegal de un grupo de personas que se está dedicando a vender terrenos en el lugar conocido como colonia Las Rocas”.

 

Cabe mencionar que estas acciones han sido denunciadas en diferentes ocasiones ante las instancias correspondientes, lo que le ha dejado amenazas en su contra, ya que habitan en un área de media hectárea, donde se dedica a reforestar.

 

Así mismo indicó que las autoridades municipales han hecho caso omiso con respecto al tema ambiental, en diversas ocasiones también ha pedido resguardar su integridad personal, sin embargo ha sido en vano; dijo que en diferentes ocasiones hombres han entrado en su propiedad y robado diferentes artículos.

 

Actualmente se encuentra como desplazado, ya que un grupo de personas lo amenazó de muerte debido a su oposición por el uso de dinamita para despejar más área de terreno que pretenden vender, fue el pasado sábado que nuevamente escuchó estas detonaciones dentro del predio donde habita.

 

Eberman ya acudió ante dependencias de derechos humanos, para tratar este tema, que con el paso del tiempo los habitantes de estas colonias que comprenden Las Rocas y Jericó Dos han buscado un cambio de uso de suelo, mismas que hasta el momento no han conseguido por el tema del área protegida.

 

A pesar que las autoridades tienen conocimiento del tema no han hecho nada al respecto.

 

“Debe de haber un estudio de impacto ambiental, los asentamientos irregulares y el daño que se está haciendo al medio ambiente”.

 

Por lo que pidió a las autoridades tomar cartas en el asunto, ya que no debe tomarse para menos, están dinamitando la zona, están acabando con la flora y fauna, violando una ley federal de protección sin que hasta el momento se tome la debida importancia, dijo.


Actualmente, la geografía chiapaneca ha vivido uno de sus peores momentos en cuanto a la tala inmoderada, de acuerdo con datos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), alrededor del 90 por ciento de la madera que se comercializa proviene de una práctica ilegal o clandestina.