La santísima que llegó con la lluvia en Suchiapa

Jesús Hernández Jesús Hernández

Aun con las limitaciones por la pandemia, los católicos celebran a la virgen de las Mercedes en Suchiapa.

La fecha pocos la recuerdan; sin embargo, lo sucedido aquel día aún permanece fijado en una pared y en la devoción de muchos.

De acuerdo con la tradición oral en Suchiapa, luego de que el río que atraviesa el pueblo subiera su nivel debido a las constantes lluvias, en una pared quedó fijada la imagen de la mariana, como una señal de que las aguas habrían de calmarse sin afectar a la población. Desde entonces, aquel símbolo se halla resguardado en una ermita y llamada virgen de las Mercedes, puesto que coincide su aparición con la celebración de Nuestra Señora de la Merced y Redención de los Cautivos, en septiembre.

Actualmente la ermita de la Mariana se ubica en uno de los barrios, en Suchiapa, que lleva el mismo nombre, a la que celebran durante varios días previos al 24 de septiembre para luego ofrendarle flores y velas hasta el 27 de septiembre. Sin embargo, este año han decidido resguardarse por recomendaciones de las autoridades de salud.

La santísima también es vigía del afluente que se encuentra a unos metros de su templo, desde aquel día que se fijó en una pared y permite apreciarla hasta hoy.