Sol Rojo genera caos en la ciudad con marcha y bloqueos

En el 55 aniversario del asalto al Cuartel Madera, una representación de la Corriente del Pueblo Sol Rojo marchó ayer en esta ciudad y bloqueó carreteras en las regiones del Istmo de Tehuantepec, la Cuenca del Papaloapan, la Costa, la Sierra Sur y los Valles Centrales, para presionar al gobierno estatal a atender sus demandas.

Después de iniciar su recorrido, cerca de la fuente de Las Ocho Regiones, el contingente retuvo dos autobuses del servicio urbano de pasaje y cerró la circulación en el crucero de las avenidas Juárez, Porfirio Díaz y Héroes de Chapultepec.

Aunque, después de reabrir esa intersección, bloqueó el tránsito vehicular en avenida Juárez, frente a la Casa de Gobierno.

La portavoz de la Comisión Política de esa organización, Yolanda Ruiz Cruz, dijo que esta jornada de protestas regionales constituye un primer llamado a la movilización general, porque contempla instalar un plantón masivo de carácter indefinido en el zócalo de esta ciudad, ante la desatención de sus reclamos.

“Se equivoca el gobierno estatal si piensa que es suficiente con negarse al diálogo y dar la espalda al pueblo que con justeza reclama”, anotó.

Detalló que la Corriente del Pueblo Sol Rojo demanda la atención a sus 5 puntos centrales, entre estos, la presentación con vida de su compañero Ernesto Sernas García, desaparecido el 10 de mayo de 2018, y el castigo a los asesinos de su también compañero Luis Armando Fuentes Aquino, victimado el 11 de abril de 2019 en San Francisco Ixhuatán.

Detalló que la organización requiere la reparación integral del daño a los indígenas triquis desplazados de San Miguel Copala, la cancelación de la sub-estación eléctrica-militar de San Blas Atempa y el respeto al trabajo y la libertad de asociación de los trabajadores de salud afiliados a la Sección 9 del SINTS.

Destacó que reforzarán sus acciones el próximo sábado con la jornada global de solidaridad con padres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, al cumplirse 6 años de su desaparición forzada.

“La semaforización del régimen, utilizado como estrategia de control y contención, no podrá detener el desbordamiento de la inconformidad popular”, anotó.

Ruiz Cruz llamó a las organizaciones y sindicatos democráticos a conformar un movimiento unitario contra la represión, capaz de detener la guerra contra el pueblo y el terrorismo de Estado.