Jesús Matamala: de Málaga para Oaxaca

PERSONAJES, LUGARES, CASOS Y COSAS DE OAXACA

Hablar de este gran artista plástico, no es cosa fácil, pues es un hombre altruista, con una visión muy intensa del mundo, y con una capacidad de persuasión que dejará huella en las generaciones futuras; establece  un diálogo entre sus pinturas y sus obras altruistas como su marca de  identidad, que le da un mundo que podemos reconocer como propio y nos lleva de la mano, para que podamos conocer un pequeño extracto de su vida pictórica.

“Me he creado a mí mismo y desde siempre he tenido la necesidad de expresarme con mis trazos y colores; mi primer premio en Artes Plásticas lo gané a la edad de 8 años; mi madre solía decirme que nací pintando la placenta; me gusta practicar todas las técnicas aunque lo que más me gusta es observar una calle, un motivo y dibujarla in-situ.

"Soy natural de Madrid y he estado 14 años viajando y pintando en Europa; actualmente resido en Málaga (Alora), he expuesto en varios países y ganado algún que otro premio aunque no son pretensiones; aunque mi recompensa es saberme expuesto en sitios variopintos por media Europa y tener miles de obras entregadas con amistad; pinto por mi necesidad de expresarme y comunicarme en trazos y colores y no hago ninguna pretensión de considerarme artista con altanería ni alardear de ello ni por motivos meramente económicos; pertenezco activamente en varios colectivos culturales, creando junto a la fama y Acamal la calle de las artes en pueblo interior, una iniciativa cultural para dar cabida a todas las artes.

"También he estado pintando en vivo durante las 24 horas ininterrumpidas de poesía y donde se dieron certificados de participación de la imagen de la Virgen de Santa Teresa y cuya obra doné al Museo de Granada Costa Tropical; entre mis donaciones está la Virgen de la cabeza de la barriada, estación de Alora, donde está puesta en el banderín de la hermandad, un homenaje a la fe religiosa de mi madre y a los vecinos mayores de la barriada.

"Me siento satisfecho con lo que hago porque pinto lo que siento; actualmente tengo cuadros expuestos en exposiciones itinerantes temáticas por diversas Provincias de España; así mismo, sigo colaborando con mis dibujos en Acamal, la Academia de las Artes y letras de Málaga (revista El avisador malagueño); así mismo, colaboro con  la Revista Granada Costa, y he hecho algún dibujo de portadas de libros para escritores Andaluces.

"Lo más complejo que he hecho ha sido crear un cuento infantil en Ucrania, un cuento para niños, sin palabras, representando con mis dibujos y la colaboración de los niños un cuento sin entender ni ellos mi idioma, ni yo el de ellos.

"He dado clases de manera altruista a niños de iniciación al dibujo en varios países; mi verdadero interés es sentirme visto con lo que hago sin pretensiones, meramente aprendiendo, siempre mejorando y aprendí observando algo maravilloso: aprendí a leer en las palabras y oír los ojos de quienes ven y compran mis obras; y eso es una importante recompensa con anécdotas muy curiosas o emotivas que me han llenado el corazón sin necesidad de llenarme los bolsillos de dinero.

"No pretendo competir con nadie en la pintura; actualmente pertenezco a más de 250 grupos artísticos internacionales y participo en torneos de arte y hasta la fecha creo haber sobrepasado cientos de certificados y diplomas, algunas medallas nacionales e internacionales; pero mi mejor premio es ver los ojos de satisfacción de quienes tienen una obra mía.

"Así mismo, he creado Casa Amapola, una casa museo atelier internacional sin ánimo de lucro, vinculado al arte y a la Cultura".

Realmente es un honor para mí tener en este espacio a este excelentísimo artista plástico, con un currículo impresionante, al igual que sus medallas y premios internacionales; altruista nato y humilde como son los grandes; solo me resta decir: ¡Gracias, maestro Jesús Matamala!

“Me he creado a mí mismo y desde siempre he tenido la necesidad de expresarme con mis trazos y colores; mi primer premio en Artes Plásticas lo gané a la edad de 8 años; mi madre solía decirme que nací pintando la placenta".