1 de cada 4 mayores de 20 años en México tiene hipertensión arterial

Daños llegan a ser irreversibles

La obesidad y una mala alimentación son factores de riesgo.

En el marco del Día Mundial del Corazón, que se conmemora cada 29 de septiembre, especialistas en cardiología hacen un llamado al diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado de la hipertensión arterial (HTA), trastorno grave que incrementa de manera significativa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como infartos, enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardiaca, entre otras, las cuales son consideradas las principales causas de muerte en México.

La hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo que más aquejan a la población mundial y, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut, 2016), uno de cada cuatro mexicanos mayores de 20 años vive con esta enfermedad crónico-degenerativa, caracterizada por ser un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una presión persistentemente alta (mayor de 140/90 mmHg), lo que puede causar daños irreversibles en el mediano y largo plazo derivados de la obstrucción de los mismos. 

En ese sentido, la Dra. Nydia Ávila Vanzzini, Médico Especialista del Instituto Nacional de Cardiología, comentó que México es un país con alta prevalencia de esta enfermedad, ya que al menos 15.2 millones de personas la padecen y se considera que al menos la mitad lo desconoce, por lo que es necesario acudir periódicamente al especialista y llevar un estilo de vida saludable para controlar adecuadamente la presión arterial y evitar complicaciones.

“La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, ya que puede no presentar ninguna manifestación, por ello debemos prestar especial atención a realizar una medición de la presión arterial, al menos dos veces al año, así como mejorar los hábitos de vida, lo que implica realizar actividad física frecuente, el mantenimiento del peso corporal normal, un consumo limitado de alcohol, suspender el hábito de fumar, la reducción de la ingesta de sal, así como una baja ingesta de grasas saturadas ya que la hipertensión arterial frecuentemente se asocia con altos niveles de colesterol”, afirmó la especialista.

En su oportunidad, el Dr. Luis Antonio Alcocer Díaz Barreiro, especialista en cardiología y Director General del Instituto Mexicano de Salud Cardiovascular, explicó que el impacto que podría tener una infección por COVID-19 en personas con hipertensión arterial y enfermedades del corazón podría tener daños irreversibles.

“Ante el panorama que estamos viviendo, es crítico que las personas con hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares sigan con su tratamiento para evitar complicaciones crónicas graves, así como aquellas que puedan presentarse durante esta temporada como la COVID-19 o alguna otra enfermedad respiratoria viral, ya que pueden generar complicaciones cardiacas que llevarían al paciente a la muerte”, explicó el doctor Alcocer Díaz Barreiro.

 

Los riesgos

  • Infartos.
  • Enfermedad arterial coronaria.
  • Insuficiencia cardiaca.

 

Población

15.2 millones de personas padecen hipertensión arterial.

 


Es una enfermedad silenciosa, ya que puede no presentar ninguna manifestación, por ello debemos prestar especial atención a realizar una medición de la presión arterial.

Dr. Luis Antonio Alcocer Díaz Barreiro, especialista en cardiología.

Prevención

  • Mejorar los hábitos de vida.
  • Realizar actividad física frecuente.
  • Mantener peso corporal normal.
  • Consumo limitado de alcohol.
  • Suspender el hábito de fumar.
  • Reducción de la ingesta de sal.
  • Baja ingesta de grasas saturadas.

 

Enfermedad crónico-degenerativa

  • Es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una presión persistentemente alta (mayor de 140/90 mmHg).
  • Puede causar daños irreversibles en el mediano y largo plazo derivados de la obstrucción de los vasos sanguíneos.