Esclavos mercenarios y panzudos para una mariana en San Cristóbal

René Araujo René Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

Aunque el Covid-19 ha provocado una prolongada cuarentena, la cita con la Virgen de la Merced, en uno de los barrios de San Cristóbal de Las Casas, es permanente e inolvidable. Sus finas y coloridas prendas han sido cambiadas previo a su festejo, el 24 de septiembre.

Mientras que los esclavos mercenarios, panzudos y representaciones satíricas de diferentes personajes acompañan la procesión durante el anuncio de la fiesta en el Barrio de la Merced este 22 de septiembre; sin embargo, la pandemia ha mantenido suspendidas varias celebraciones.

De acuerdo con la página sancristobalciudadcretiva.com, este barrio “se fundó en 1637, casi 100 años después de la llegada de los frailes mercedarios quienes fundaron allí el primer convento de la ciudad. La imagen que se venera en el templo fue una donación del obispo de Guatemala, quien de paso para su diócesis, acampó en el lugar el 9 de Mayo de 1537, sitio donde según cuenta la leyenda, hoy se encuentra el templo. El templo actual de la Merced se edificó en 1834 y estuvo al cuidado de los frailes mercedarios hasta 1859. Su último comendador fue Fray Lauro Ortega, quien se expatrió voluntariamente en ese mismo año”.

Como parte de la celebración a la mariana, un grupo de enmascarados danzan por diversas calles de la ciudad así como los carros alegóricos ornamentados de todo tipo. Aunque este año el Covid ha cancelado el festejo. He aquí algunas de las imágenes de 2019.