Firma aeroespacial, Boom Supersonic, creará el primer avión supersónico

Crear el próximo avión supersónico es una carrera que ha tomado fuerza en los últimos tiempos. Esta vez es Boom Supersonic, firma aeroespacial, quien no sólo se encuentra desarrollando el que se dice será el próximo avión comercial más rápido del mundo; también acaba de recibir un contrato de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAAF) para la exploración de una aeronave de estas características.

Boom desde hace tiempo desarrolla el proyecto conocido como Overture, el cual se prevé inaugure la nueva era de los viajes aéreos. Atrás quedaron los años del Concorde; el prototipo XB-1, un avión tripulado a escala 1-3, actualmente en pruebas, podría ser el inicio de una aeronave que superaría los 2,710 kilómetros por hora, es decir, más de 500 km que su antecesor.

Esta misma tecnología se utilizaría para el ‘Air Force One’, que utiliza el presidente en turno de los Estados Unidos “Los vuelos supersónicos juntan a las personas, ya sea por trabajo, familia o diplomacia global”, comentó Blake Schooll, CEO y fundador de Boom, a través de un comunicado.

Este empresario aseguró que al reducir los tiempos de traslado le permitirá a los diplomáticos y líderes estadounidenses atender con mayor rapidez una posible crisis, pero manteniendo un toque personal. “Estamos muy orgullosos de ayudar a imaginar una nueva forma para que la Fuerza Aérea proporcione transporte para actividades gubernamentales críticas”.

Overture ya es llamado el nuevo Concorde, pues podrá viajar de Tokio a Seattle en tan sólo 4 horas y media, o un vuelo entre París y Montreal tomaría 3 horas con 45 minutos. Prácticamente reduciría casi a la mitad el tiempo que actualmente le lleva a otro tipo de aeronaves realizar esos viajes.

Para su desarrollo se contempla el uso de materiales y tecnologías ya probadas en la aviación, combinado con un nuevo diseño revolucionario. En éste el fuselaje se compondrá de fibra de carbono regido por áreas; además tendrá grandes ventanas, así como motores turbofán de alta eficiencia y muy silenciosos.

El diseño del avión supersónico también contempla un espacio de almacenamiento debajo de los asientos de los pasajeros, con lo que se eliminarían los compartimientos para el equipaje en la parte superior de la aeronave, así las personas tendrán más espacio para moverse. Lo mejor, no será necesario elegir entre ventanilla y pasillo, puesto que los asientos serán individuales.

Tal vez en algún momento el mundo de la aviación comercial como la militar, en un futuro podrían sufrir cambios importantes.