Con alianzas buscan fortalecer el desarrollo del campo chiapaneco

Daniela Grajales Daniela Grajales

EL CAMPO CHIAPANECO se ha visto afectado debido al recorte de 10 programas de apoyo, el siguiente año desaparecen 7 proyectos más.

Chiapas produce alrededor de 250 mil toneladas de maíz blanco, las cuales se destinan al mercado nacional y local, además de las 600 mil toneladas que se producen para el autoconsumo.

Sin embargo, este sector se ha visto afectado debido al recorte de 10 programas de apoyo, el siguiente año desaparecen 7 proyectos más; el secretario del Movimiento de Organizaciones Sociales en Defensa de los Derechos de Chiapas (MOSDECH), Marco Antonio Mazariegos Flores, sostuvo que dichos programas institucionales, no alcanzan la cobertura que se requiere, por lo que el campo chiapaneco no está produciendo como debe de ser.

“Los programas institucionales destinados al campo no alcanzan la cobertura que se requiere para impulsar la producción, los que se han otorgado son limitados y aunque no lo queramos asumir como tal, existe el abandono”.

A pesar de que actualmente los programas integrales de desarrollo destinan casi 33 mil millones de pesos en Chiapas, estos no son suficientes para impulsar la producción agropecuaria, hace falta investigación científica, tecnológica y la atención de las necesidades del campo.

“Estamos abandonados en tecnología, no hay sistemas de riego rentables, incluso superficies con infraestructura de riego han sido abandonadas”, añadió.

Ejemplifica que en el municipio de Ocosingo a partir del conflicto de 1994, producía 50 mil cabezas de ganado, ahora sólo existe el autoconsumo de la leche y la gente compra el maíz, debido a que no hay cosecha por la falta de fertilizantes.

No obstante el secretario de MOSDECH, dijo que una estrategia para salir adelante es la cafeticultura, misma que genera empleos y el ingreso de divisas a la economía del estado,  “sin embargo, falta la atención que se requiere para la renovación de cultivos para eliminar de manera paulatina las plantaciones avejentadas, la sanidad, generación de nuevas variedades resistentes a plagas y enfermedades, infraestructura para el acopio y comercialización”.

Agregó que la mejor forma de generar votos para las elecciones futuras debería ser mediante el impulso de nuevos sistemas de producción, ya que debido al abandono del campo, en los próximos años se espera mayor migración.

Por su parte el dirigente estatal, de la UNTA Carlos Humberto Luna López, reiteró que, “seguiremos trabajando en unidad, por el bienestar de las y los chiapanecos”; otro de los problemas que enfrentan familias campesinas son las altas tarifas de electricidad, hay zonas donde los recibos llegan con una tarifa de 800 pesos bimestrales, a pesar de que Chiapas cuenta con la generación de este recurso a través del Complejo Hidroeléctrico del Río Grijalva.

Ambas organizaciones se uniran en pro del campo chiapaneco, manifestaron su total  acuerdo en la ayuda hacia los más necesitados, van en conjunto de un  acuerdo de la autosuficiencia agroalimentaria pero en contra de las acciones de recortes presupuestario.