“El PLIA significa una visibilización de mi pueblo, su lengua y su mujeres”, poetisa chiapaneca

SCSC

SCSC

Una responsabilidad y un homenaje a las mujeres indígenas y a todas las mujeres mexicanas en general es como describió la escritora ch'ol Juana Peñate Montejo el Premio de Literatura en Lenguas Indígenas de América (PLIA) que le será concedido en la próxima edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Así lo anunció Gabriel Pacheco Salvador, el presidente del galardón que busca promover las expresiones literarias en lenguas originarias a través de distintos medios.

El jurado calificador, integrado por Susana Bautista Cruz y Alejandro Sergio Aguilar, dictaminó como ganadora, de entre 60 propuestas procedentes de nueve países, la obra Isoñil ja'al / Danza bajo la lluvia, un poemario que exalta el dolor de la muerte, el feminicidios y el despojo del territorio.

"Es sin duda una revelación en la poesía escrita en lenguas indígenas", reza el acta del jurado.

Juana es la segunda mujer en ganar el premio, pero la primera mujer en la cultura ch'ol en obtenerlo.

"Mi cultura es una de las 12 lenguas que se hablan en Chiapas, y ha sido poco visibilizada ante los ojos del mismo Estado y del mismo país, para mí esto significa una visibilización de mi pueblo, de su lengua y de todas las mujeres choles", señaló.

Dijo que este premio es también un reto y una responsabilidad de seguir contribuyendo y fortaleciendo su cultura para que las nuevas generaciones ch'ol comiencen a apropiarse de su lengua y de los elementos que constituyen su cultura.

"Venimos de un antecedente y una historia poco valorada, de esos procesos de esclavismo que no nos han permitido ser visibilizados, es hora de invitar a los jóvenes a sentirse orgullosos de nuestra cultura, porque no hay otra manera de decirle al mundo que aquí estamos, que como pueblos choles valemos igual que cualquier otro pueblo indígena”, comparte la galardonada.

Para la autora de este libro, que el PLIA se compromete a publicar, escribir poesía no sólo significa sentarse frente a la página en blanco, sino que implica procesos de aprendizaje y procesos de meditación.

"Es mucho esfuerzo escribir poesía", dijo.

El libro está compuesto en cinco partes, todas con subtítulos relacionados con la lluvia. Surge de las vivencias propias dentro de la comunidad, de compartir y sentir emociones desde las más íntimas y personales, hasta las políticas.

En la primera parte, Susurros de agua, habla acerca de su lengua, de su pérdida y también de las características que la hacen única. La segunda parte, Tormentas habla de la muerte provocada, del duelo, de la injusticia hacia las mujeres y los feminicidios.

La tercer parte, Rocío, habla de la ternura, es un poco mucho más dulce y más tenue.

"Hablo de ese amor que te abrasa y el desamor, siempre con la metáfora de la lluvia". Lla cuarta parte, El rayo, hace una reflexión sobre la escritura y la compilación, y una quinta parte, El relámpago, vuelve a la muerte y al fuego", sostuvo, "esa espina que nos lastima, esa lengua de río que de repente nos hace saltar y nos ayuda a salir adelante", contó.

"La poesía es una herramienta eficaz y poderosa para levantar a las personas del duelo de la pérdida de quienes queremos ante las manos de la violencia, este libro quiere contribuir en algo para hacer esa denuncia y esa apropiación de nosotras como mujeres, no solo como mujeres indígenas sino como mujeres en general. La poesía también es eso, habla de lo doloroso y dota de fuerza y vitalidad".

Del premio

La entrega del Premio de Literaturas Indígenas de América 2020 se realizará el mes de diciembre en la trigésimo cuarta edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Participaron en esta edición 23 mujeres escritoras y 37 escritores, de nueve países y hablantes de 17 lenguas originarias de México y nueve lenguas de Latinoamérica.

Quién es

Juana Peñate Montejo ha sido ganadora del Premio Estatal Pat o'tan en Chiapas, con la obra Mi nombre ya no es silencio, y también ha publicado Corazón de selva y Palabra conjurada.

El poemario Danza de la lluvia está escrito en lengua ch'ol, de las regiones de Chiapas y Tabasco. Peñate Montejo actualmente radica en Tumbalá, donde se desempeña como promotora y gestora cultural en la Casa de la Cultura de aquel municipio. Actualmente trabaja en la elaboración de un documental sobre su tierra natal.