El amor, realidad y mundo exterior

CONSULTORIO DEL ALMA, CUENTA CONMIGO

Hemos caído en aguas donde nuevamente la técnica de indagación creada por Sigmund Freud es el timón ideal para dirigir nuestra nave.

Enamoramiento y pérdida de realidad

En la nota que antecede, anclamos en cuatro fantasmas que eventualmente aquejan a la mujer; así mismo, mencioné a la fantasía y al cálculo que entra en juego en los primeros instantes del enamoramiento; por otro lado, dejar fuera la diferencia sexual para explicar los asuntos del amor provocará un sinnúmero de imprecisiones.

En lo que llamamos enamoramiento es de dominio popular que los individuos sufren una pérdida de “la realidad”, esto responde en parte a la interrogante que dio pie a este artículo, ¿Qué es lo que impide a los seres humanos aceptar las cosas (la realidad) fácilmente?

Hombre y amor

En el caso del hombre, el enamoramiento es la sofisticación que alcanzará con la finalidad de obtener su goce sexual, esto se puede corroborar al observar su conducta en el amor. Una vez que el enamorado accede al goce sexual con el cuerpo del otro, comienza de manera paulatina la caída de interés del objeto de amor; en el caso de algunos hombres, ese desgaste acontece de forma drástica. En las parejas formadas por personas del mismo sexo, es uno de los enamorados el que adopta este papel activo o predomina más.

Una puntualización

En este punto es importante una aclaración: para ambos sexos, el goce sexual tiene preponderancia en la relación amorosa; a simple vista, el fenómeno es similar y pareciera obedecer a las mismas reglas, pero cuando en la intimidad que la escucha psicoanalítica permite, hombres y mujeres logran confesarse -no sin esfuerzo- las expectativas que tuvieron desde el primer encuentro con su objeto de amor (sexual). Estas expectativas se decantan de los cálculos y fantasías que afloran en esos primeros instantes, que el individuo denegará al paso del tiempo, de este mecanismo (La denegación) hablaré más adelante.

Palabra y engaños

El hombre enamorado dice muchas cosas con sus palabras y actos, basta con escuchar las canciones y poemas que al paso del tiempo podemos recoger; amor eterno, ser lo único y entrega total son los menores juramentos que el enamorado entrega. La idea que el hombre deja de él una vez que el enamoramiento acaba, es de mentiroso, pero habrá que hacer una precisión.

Dejando de lado a aquellos que son embusteros, cuando el hombre enamorado entrega esas palabras y actos a su objeto de amor, lo hace en la convicción de que así será, deniega su ímpetu a obtener el placer de órgano.

Continuará el próximo sábado…

Invitación

No te pierdas el Curso radiofónico sobre La angustia, el único afecto que no engaña, donde se explicará de manera clara y accesible la dinámica y leyes a las que obedece el alma humana. ¡Escúchanos! Los viernes en punto del medio día a través de www. http://mixlr.com/radiounivas o Facebook Live.

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.

[email protected]