Abaratan textiles oaxaqueños en tiendas "Low Cost" por internet

Luego de haber sido plagiados por diseñadores internacionales y vendidos en cantidades exorbitantes, los textiles oaxaqueños ahora quedaron abaratados en tiendas conocidas como “low cost”, es decir de venta de ropa a bajo costo que se expende en línea.

Textiles de San Pedro Amuzgos, San Juan Colorado, San Antonino Castillo Velasco y San Juan Bautista Tuxtepec, son vendidos en vestidos y tops con costos que van desde los 156 a los 476 pesos.

En su catálogo, la línea que se promueve en Facebook bajo el nombre TRES tiene diseños nombrados como Flor de la Piña Dress para los que llevan elementos característicos de San Juan Bautista Tuxtepec, top y vestido Reyna para los bordados en San Antonino Castillo Velasco, entre otros.  

En su descripción la empresa precisa que cada pieza “está hecha a mano por varias familias de artesanos en México. Debido a la naturaleza de la tela y el proceso, cada pieza es única en color y ajuste”.

Y añade “¡Cerca de la orilla del mar y de los campos de flores es donde anhela estar el Vestido Flor de la Piña! Elegantemente bordado en bordado floral blanco, rosa, verde, azul, amarillo y rojo, ya que da forma a las mangas japonesas, y el escote en pico y la espalda”.

Ésta no es la primera vez que textiles de la región del Papaloapan son vendidos por tiendas de cadena.

En el 2018 la empresa inglesa Star Mela reprodujo parte de los diseños que los huipiles de San Juan Bautista Valle Nacional.

Lo mismo ocurrió en 2016 con la marca argentina Rapsodia, que bajo el nombre Marion Missy reprodujo los bordados de San Antonino Castillo Velasco.

Tras años reproducidas por tiendas de diseñadores con renombre internacional, son ahora las tiendas low cost quienes encontraron en los textiles oaxaqueños un nicho de ingresos importante.

Las tiendas low cost se caracterizan por copiar las tendencias de grandes casas de diseñadores y las adaptan a un costo que sea más accesible al grueso de la población, estrategia que les ha significado grandes ganancias.

Por la belleza de sus bordados, los textiles elaborados por manos oaxaqueñas son de los más plagiados en cuanto a artesanías mexicanas. A pesar de que muchas veces la clase política se ha pronunciado por su protección, hasta el momento no han concretado alguna acción que logre hacerlo.