César Lara resalta el beisbol de Oaxaca, principalmente del Istmo

JUCHITÁN DE ZARAGOZA, Oaxaca.- Otro peloterazo que llegó al beisbol del Istmo en los inicios de la década de los 80 fue César Lara Montiel, quien desde la población de Manlio Fabio Altamirano, antes La Purga, Veracruz,  atendió vía telefónica nuestra entrevista.

Había firmado con Mineros de Coahuila en Liga Mexicana a los 16 años de edad, estando allá era un jovencito que quería escalar más, fue cuando  Rolando Camarero me invitó a jugar con Cruz Azul Lagunas, él era manager del equipo; fue mi primer año, estaban Félix Anota, Humberto  Abad, Genaro Abad, Felipe Gallegos, La Perla Alejo Espinoza, David Antonio, habla César Lara de su llegada al béisbol del Istmo.

Fue campeón con Cruz Azul en sus dos primeras temporadas, lo que considera algo extraordinario.

“Se llenaban los estadios, mucha gente  iba a los partidos, que motivaban para jugar bien, tenían un  comportamiento de respeto hacia los peloteros, iban a ver los partidos y a tomar unas chelas, cuando salíamos a la calle nos felicitaban, gente muy agradable, Cruz Azul Lagunas es un lugar amigable, jugábamos sábado y domingo, no estuve en otro lugar más a gusto que ahí”, comenta.

Cuando .vino por primera vez, militó con Tehuantepec que dirigía Héctor Zamudio. Estaban Memo Perea, Amado Álvarez; ya después el equipo lo tuvo Onésimo Escobar el de Pemex,  jugué otras tres temporadas, el señor nos pagaba después de terminar el partido, ahí está el sobre y vámonos para atrás; en ese entonces el mánager era Arturo Saldívar.

Añadió que con Salina Cruz estuvo un año, también  Matías Romero que tenía de mánager a David Antonio. Su último año fue con Barreños,  fui manager- jugador, estaban Genaro y  Humberto  Abad, Héctor Zamudio, Gerónimo Gil, Miguelito Hernández, Alejandro Díaz y Justino Delfín.

¿Qué opinas del beisbol del Istmo?

Era una liga muy buena, nos daba de comer a muchos peloteros que íbamos de Veracruz,  nunca hubo queja de pago, porque en muchas ligas a veces no te pagan  ya no vas; era de lo mejor después de Liga Mexicana, ahí llegaban todos los peloteros, además los  prospectos de la región  recibieron su oportunidad, en ese entonces muchos de los campos de juego eran tierra, no había pasto, nada más en Lagunas, jugar en La Ventosa y en Unión Hidalgo  eran unos aires muy fuertes con  terreno duro.

Lara Montiel puntualizó: “calculo que jugué como unos 10 años, mucha alegría porque conocí muchas amistades,  las coronitas que compartía la afición, en Lagunas hacían su festejo anual, estuve en uno viendo cantar a  Lola Beltrán y muchos artistas, había palo encebado, cochino encebado, quién tomaba la caguama más rápido, muy bonitas anécdotas, la gente te invitaba a sus casas”.

Finalmente, dijo que si volviera a nacer seguiría siendo beisbolista, deja cosas muy bonitas, hasta la fecha sigo entrenando niños y jóvenes, muchos de éstos han llegado a Liga Mexicana, una satisfacción muy grande, porque todavía estoy ecuánime con piernas y brazos, a los 63 años le doy todavía a la pelota con el bat.