Cae venta de libros y ferias se debilitan en México

La pandemia de COVID-19 también contagió la venta de libros, que registró una caída del 30.7 por ciento, de acuerdo con el reporte de Nielsen Bookscan México.

Según la medición de la firma especializada en investigación de mercado, se dejó de vender un aproximado de 2 millones 300 mil libros hasta la tercera semana de agosto.

"Son 510 millones de pesos lo que se perdió", precisó David Peman, responsable de Nielsen Bookscan en América Latina. La compañía audita el mercado mexicano desde 2018 y mide ocho de cada diez libros vendidos en el País.

En la peor semana, del 5 al 11 de abril, ya con las librerías cerradas por la suspensión de actividades no esenciales, se vendieron solo 103 mil 674 ejemplares.

Después del pico en la caída, comenzó a observarse una etapa de recuperación, aun cuando las librerías todavía estaban cerradas, con el incremento en la adquisición de libros impresos en línea.

Calculaba, a principios de septiembre, cuando se hizo la entrevista, que las ventas se normalizaran en las siguientes semanas, al tomar en cuenta la temporada de regreso a clases.

Los padres suelen empezar a comprar en julio y a finales de agosto concluye la campaña de libro de texto, pero este año, la campaña se ha retrasado por la vuelta a clases en línea.

Buscan otras fórmulas

Ante el impacto por la pandemia, las ferias del libro optaron por el formato virtual.

La 33 Feria Universitaria del Libro de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (FUL), que concluyó el 6 de septiembre, habilitó un "megaportal" para alojar a todas las editoriales participantes con enlaces para acceder a sus sistemas de venta.

En el caso de las editoriales sin un sistema de venta en línea, como Google Book o Amazon, la librería Carácter de la Universidad fungió como enlace y distribuidor, explicó Marco Antonio Alfaro, presidente de la FUL y quien desde hace diez años organiza la feria.

El caso de Oaxaca

La Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) confirmó su realización, en formato virtual, del 17 al 30 de octubre. Se impuso el criterio de preservar la salud, ante el retroceso en el semáforo epidemiológico, que pasó de amarillo a naranja esta semana.

Guillermo Quijas, director del encuentro, dijo que se prepara el lanzamiento de una tienda en línea para poder acceder a la oferta editorial de la FILO.

"En definitiva no va a suplir lo que una feria presencial logra, pero creemos que va a tener un buen impacto y los libros van a poder viajar a otros lugares y países, algo que no sucedía antes", aseguró.

El proyecto de la tienda en línea está centrado sobre todo en editoriales independientes, pero Quijas pretende que permanezca más allá de la feria para beneficiar también a La Proveedora Escolar y a la editorial Almadía.

En espera de la programación oficial de la FILO, Quijas adelantó que en esta edición virtual también echarán mano de medios tradicionales como radio y televisión, e incluso de las radios comunitarias al considerar la falta de acceso a internet.

La mayoría de los eventos, anticipó, tendrán traducción a Lengua de Señas Mexicana y más adelante a lenguas originarias.