Origen nacional: las Independencias de América

Durante las últimas décadas del siglo 17 y las primeras del siglo 18, todo cambió en Europa. Las agitaciones políticas que ahí se vivían tuvieron repercusiones alrededor del mundo. Después de tres siglos, las tensiones entre las colonias americanas y sus colonizadores europeos atravesaban una situación caótica y sin control. Los abusos cometidos por las coronas europeas tenían un terrible efecto en todo territorio novohispano y demás virreinatos. Los privilegios que gozaban aquellos nacidos en la península, del otro lado del mundo, no cabían ya ante los ojos de aquellos quienes habían visto la luz en territorio novohispano, ya que a pesar de ser hijos de padres españoles, comenzaban a sentir arraigo hacia esta tierra en lugar de la de sus antepasados. Los primeros indicios de un despertar nacional, independiente del europeo, se comienzan a gestar en estos años.

Después de 300 años, una vasta descendencia española nacida en Nueva España conocida como criolla (la cual había sido ya educada), comenzó a comprender y a diferenciar esta nueva patria suya de aquella de su ascendencia. Habiendo recibido estudios, muchos de ellos en Europa, con ideas de la ilustración, los criollos comenzaron a sentir el deseo natural de arraigo hacia esta tierra que los había visto nacer y poco a poco el desapego hacia la realidad peninsular llevó a una identificación nacional con la Nueva España. Fueron ellos los primeros que comenzaron a adentrarse en el descubrimiento de las antiguas civilizaciones, aquellas que fueron conquistadas por sus abuelos, y se maravillaron con  ellas. Después de 300 años y debido a los conflictos que se desarrollaban en toda Europa, el germen de una nueva nación comienza a formarse en todos aquellos que sienten el deseo natural de pertenencia hacia su patria.

La primera gran separación colonial ocurre en 1776, con la independencia de las trece colonias británicas, (cabe mencionar que la primera comunidad independiente, San Lorenzo de los Negros, se fundó en 1609 en Veracruz) y con ello se desencadena un pensamiento libertario que recorre todo el continente y llegaría a Europa, culminando con la revolución francesa de 1789. La agitación mundial  latente obligaba a las naciones de todo el mundo al cuidado de sus intereses en todos sus territorios. El nuevo mundo comenzó a respirar aires de libertad y los sueños de formación de una patria independiente, una que atravesara de norte a sur el continente, comenzaba a formarse en la mente de los personajes que habrían de forjar el destino del mundo. Son los años de Miguel Hidalgo, Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José de San Martín, Bernardo O'Higgins, entre otros criollos ilustrados, todos ellos padres formadores de la independencia latinoamericana.

La independencia de las colonias hispanas pretendía la creación de una gran nación latinoamericana, sin embargo, el gran sueño de unificación continental nunca llegó a concretarse y en lugar de un gran territorio unificado, fueron naciendo diversas patrias, naciones recién formadas bajo un nuevo espíritu, uno que se contemplaba a si mismo y al europeo como un su igual. La lucha por la independencia de  la Nueva España devino en la formación del Primer Imperio Mexicano, y esto originó un terrible descontento entre otrora novohispanos y ahora mexicanos, pues se esperaba el surgimiento de una nueva forma de gobierno diferente, recordemos que se trataba de personas que habían leído a Platón, a Maquiavelo a Russeou, y comenzaban a surgir de entre ellos a personajes que buscaban las mejores formas de gobierno para su recién formada nación.