Crece cultura del reciclaje en Pochutla

SAN PEDRO POCHUTLA, Oaxaca.- Incentivar la cultura del reciclaje en beneficio del saneamiento ambiental y recompensar el esfuerzo ciudadano con productos de la canasta básica, son los ejes que mueven al proyecto Mercadito Sustentable, puesto en marcha desde hace cinco meses en el municipio de San Pedro Pochutla.

Impulsado por autoridades municipales a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable para el Bienestar, el programa ha llegado a su quinta edición y se lleva a cabo de manera itinerante en diversas comunidades de Pochutla, en las que pobladores lo han acogido positivamente al entender el valor del reciclaje de residuos como el PET, PEAD, aluminio, tetrapack, llantas y pacas de cartón, con los que obtienen a cambio productos de la canasta básica como arroz, frijol, azúcar, huevos, papel higiénico, jabón, aceite comestible, galletas y maíz, entre otros.

Mejoran hábitos de consumo

Mercadito Sustentable involucra a la población en actividades de reciclaje y logra con ello la modificación de hábitos de consumo; desde su creación ha recorrido el centro de la población y las localidades Zapotengo y Chacalapa a lo largo de cinco ediciones –una al mes-, beneficiando con el trueque de productos a poco más de mil 500 personas, quienes de manera organizada trasladan sus residuos ya comprimidos (botes y latas), limpios, sin líquidos y con las tapas separadas.

Durante la reciente edición realizada en San José Chacalapa, decenas de personas entregaron una gran cantidad de llantas, botes de aluminio y PET para obtener productos de consumo de primera necesidad.

Disminuye volumen residual

Sobre el impacto que ha tenido este programa entre los habitantes de San Pedro Pochutla, Diana González García, titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del gobierno municipal, explicó que el programa ha sido exitoso debido al intercambio de productos por residuos, lo que constituye un ejemplo de política pública que los gobiernos locales deben aplicar para disminuir el volumen residual en las calles, pero principalmente en cuerpos de agua como ríos y mar.

Se estima que la inversión realizada por el gobierno municipal a la fecha para adquirir los productos de canje es de más de 200 mil pesos.

A cinco meses de su creación, el Mercadito ha fincado una cultura del reciclaje entre los pochutlecos y ha modificado la visión que se tenía sobre la utilidad de separar los residuos.

Avanza proyecto de distribución residual

“Poco a poco se ha ido culturalizando la práctica de separación, al volvernos más selectivos con la compra de productos y con ello reducir el volumen residual por persona. Con estos hábitos empezamos a recompensar nuestros impactos ambientales con mejores prácticas”, detalló González García.

La funcionaria admitió que actualmente no existe un relleno sanitario donde se pueda realizar un manejo integral de los residuos y disponer de un lugar para la disposición final de los mismos; sin embargo, dijo, es un problema que se arrastra desde el paso de diversas administraciones municipales, por lo que ahora se perfila a partir de la creación del Plan de Desarrollo Municipal Sostenible, un proyecto de distribución residual, del cual ya se ha avanzado con un centro de acopio de residuos.