Mentiras mortales

CIUDAD DE MÉXICO.- En palabras de la productora Giselle González, hay mentiras piadosas y otras que hieren al alma.

En su nueva telenovela, "Imperio de Mentiras", que comenzó anoche por Las Estrellas, promete adentrar al público a un mundo donde cada mentira de sus personajes se enreda con otra, cambiando constantemente el destino de la trama.

"Es una adaptación de la serie (turca) de Eylem Canbolat, entonces, fue pensar qué cambios voy a hacer para que los personajes crezcan aún más. Es un gran compromiso, todo está escrito de una manera, pero yo tengo la obligación de hacerlo más atractivo.

"Cada proyecto tiene su magia, aquí tenemos una pareja maravillosa de protagonistas, un reparto sensacional y sé que eso trae mucho, contamos con todo para que suceda y para que el publico se enamore", aseguró la productora de éxitos como La Candidata y Caer en Tentación.

La producción, de corte policiaco (de 92 capítulos), cuenta con Angelique Boyer y Andrés Palacios a la cabeza, y el elenco se complementa con Susana González, Leticia Calderón, Alejandro Camacho, Patricia Reyes Spíndola, Alejandra Robles Gil y Juan Martín Jáuregui, entre otros.

"Será muy distinto, porque es una gran historia de amor dentro de otra muy trágica, llena de acción e intrigas y con una pareja protagonista que, a diferencia de lo que normalmente vemos, desde el principio están unidos y de ahí vamos viendo cómo se enfrentan a cosas que los van separando", adelantó Boyer.

"Se reconocen a partir del rechazo, del desencuentro, eso no es nada habitual, es una historia muy atractiva que tiene todos los elementos con esta trama central que tiene que ver con relacionarse y reencontrar un amor a partir de la hostilidad y el prejuicio", agregó Palacios.

La historia, que cuenta también con la dirección de Walter Doehner (películas El Viaje de Teo, La Habitación Azul) y Juan Pablo Blanco (nueva versión de Cuna de Lobos), y la cinematografía de Armando Zafra, Luis Arturo Rodríguez, Luis García y Hugo Muñoz, promete atrapar a su público, no sólo por la autenticidad de su relato, sino por la calidad audiovisual del mismo.

"Es una historia donde hay muchísimo de dónde cortar, anécdotas y circunstancias que te tienen pegado a la pantalla.

"Creo que vamos a cautivar al público y la idea es hacerlo de tal forma que volvamos a este esquema donde te emociona estar puntualmente a las 21:30 en casa para no perder ningún detalle", expresó Boyer.

"Esta historia es una mezcla de pequeñas y grandes mentiras que harán girar la vida de muchos", afirmó Giselle González, productora ejecutiva.