Neuróticos Anónimos, espacio de apoyo emocional en tiempos de crisis

Crecen grupos virtuales durante la pandemia

Integrantes de la Asociación Civil Neuróticos Anónimos (NN) comparten que durante la contingencia sanitaria por la COVID-19, los grupos de reuniones y redes sociales han tenido un incremento en el número de interesados, debido a padecimientos emocionales que se han agudizado en estos cinco meses de confinamiento.

Rossy, una de las integrantes, relata que desde el comienzo del confinamiento, en marzo pasado, varios de sus compañeros comenzaron a sentir angustia tras ser despedidos o porque cerraron sus negocios; otros aún tienen miedo a salir a la calle, algunos se han contagiado o han tenido familiares con la enfermedad y unos más por el tema del regreso a clases, ya que no cuentan con las herramientas para recibirlas. 

“Tenemos necesidad de platicar nuestros temores. A algunos se nos quita el sueño a medianoche por el miedo de contagiarnos. Yo dejé mi número en la sede a la que pertenezco y me han llegado llamadas de personas nuevas que están interesadas en comentar lo que les preocupa”, afirma.

Aumentan seguidores y participantes

Por su parte, Fernando, también integrante de Neuróticos Anónimos, detalla que entre mayo y junio fue cuando vio un aumento en el número de seguidores en las redes sociales de la asociación, así como en las salas de conversación que se dan a través de redes sociales.

Afirma que en su sede matriz ubicada en Margarita Maza número 218, en el Centro Histórico, se han integrado 10 personas más al grupo, por lo que actualmente son 40 y quienes exponen síntomas característicos de la Neurosis, como angustia, tristeza, miedo, entre otros. 

Fernando agrega que cuentan con una radio por internet, la cual antes de la cuarentena registraba 200 visitas al día durante las transmisiones, pero desde mayo, el número se incrementó a tres mil.

“Aunque no nos interesa el número de seguidores y no estamos muy al tanto de ellos, hemos visto que este mismo aumento se ha visto en la página de Youtube, Facebook, Twitter e Instagram, donde siempre subimos contenido para que más personas se acerquen”, comenta.

Han recibido mensajes de posibles suicidas

Los integrantes de Neuróticos Anónimos están conscientes que la falta de empleo, problemas familiares, miedo al contagio, entre otras preocupaciones, pueden llevar a muchas personas a intentar o cometer suicidio. 

Fernando informa que la mayoría de los interesados en asistir a las pláticas de Neuróticos Anónimos piden informes a través de Facebook, donde han llegado a recibir mensajes en los que afirman que ya no quieren vivir o quieren quitarse la vida.

“Algunas de las razones para llegar a este punto son problemas de alcoholismo, con la pareja, la economía; en muchos casos, estas preocupaciones se reflejan en los hijos, que son los que piensan que ya no quieren vivir”, destaca.

Niños y adolescentes también buscan a NN

Rossy resalta que la asociación también cuenta con Neura-teen, grupo enfocado en atender a menores de edad que también sean neuróticos y quienes también se han acercado a ellos durante la cuarentena por la COVID-19. 

Menciona que aunque los niños no son tan afectados directamente con la enfermedad, han tenido que padecer tristeza por la pérdida de familiares que se contagiaron del virus o el miedo al contagio.

“También el no poder salir, la tristeza de no poder ir al cine, al parque o a la escuela, les ha afectado mucho. Han llegado niños que tienen depresión porque murieron algunos de sus padres y ya no quieren comer, entre otros síntomas”, lamenta.

Salas virtuales durante confinamiento

Rossy y Fernando compartieron que aunque al principio del confinamiento continuaron teniendo las reuniones presenciales, actualmente son a través de llamadas telefónicas o por videollamadas, ya que estos meses ha sido primordial estar en contacto. 

“Muchos nos contactan por redes sociales o llaman para preguntarnos si seguimos teniendo sesiones o cómo pueden integrarse a las reuniones”, afirma Rossy.

Ambos integrantes recordaron que ser neurótico no sólo es estar enojado todo el tiempo, sino también sentir tristeza, miedo, angustia o algunas enfermedades inexplicables, por lo que en caso de identificarse con algunos de estos síntomas, acudan a la asociación.