Para María Soledad el deporte fue lo que su vida necesitaba para fortalecer su salud física y mental

Se ha convertido en esa luz que su vida necesitaba para fortalecer su salud física y mental, para brillar para ella, su hija, su familia y recorrer las atléticas de larga distancia en las montañas de Oaxaca.

A cuatro años de haber iniciado su camino en el mundo del “trail running”, Solecito, como le llaman de cariño, ya ha conseguido importantes y motivantes resultados, conquistó el primer lugar de su categoría en el ultramaratón Sierra Mixe en la prueba de 50 kilómetros y también cuenta con un tercer sitio en el Ultramaratón de Yavesía en 60 kilómetros, entre otros.

María Soledad Hernández combina los papeles de madre, atleta y trabajadora.

“Desde que inicié con el deporte pude bajar mi peso corporal por más de 20 kilogramos”, enfatiza orgullosa y alegre la atleta de 35 años de edad.

Así, la actividad deportiva cambió y mejoró su vida en aspectos de gran importancia, “el deporte fue formando y forjando mi carácter, pude mantener mi peso y mejorar en ese aspecto; y me ha fortalecido física, mental y emocionalmente”, expresa sonriente Sol Hernández.

Fue justo el deseo por perder algunos kilogramos, lo que la motivaron para empezar, primeramente, hace siete años en entrenamientos de gimnasio, y desde hace cuatro en el atletismo.

Cuando tuvo la oportunidad de correr en montaña, esta modalidad la cautivó, “el impresionante y hermoso contacto con la naturaleza, así como la exigencia de las duras pero maravillosas rutas, me atrapó”, explica la también quinto lugar en los 60 kilómetros del Ultramaratón La Carroñera de San Agustín Etla.

Sol, tal y como si fuera un cambio de horario, debe salir muy temprano para poder entrenar y regresar a cumplir con su labor como madre y trabajadora.

“Cuando voy a la montaña mi rutina comienza casi de madrugada para así poder regresar a tiempo para mis labores en la casa y abrir mi estética”.

 

Para la mamá de una niña de 11 años de edad, de nombre Dulce María, el atletismo se ha convertido en un estilo de vida, “es una bonita pasión y disciplina, la cual no tiene límites”, asienta convencida la tenaz corredora de 1.45 metros de estatura.

Con 15 años como estilista, este trabajo fue la mejor elección que pudo haber tenido, ya que también le apasiona y lo disfruta día a día; además, le ha brindado grandes satisfacciones como es poder salir adelante como familia.

Sumado a los podios que ha logrado, Sol, ahora integrante del club Team Endurance Omx, también ha participado en distintas atléticas de alto voltaje en la montaña en Oaxaca como los 72 kilómetros de La Carroñera, el Ultra Trail Cuajimoloyas, por mencionar algunas.

Ante la pandemia del COVID-19, no ha sido fácil tratar de mantener el entrenamiento pero ha buscado los mecanismos para conservar cierto ritmo y seguir en forma.

Previo a la crisis sanitaria se preparaba rumbo a la tercera edición del Ultra Maratón Sierra Mixe; ahora, espera que pronto pueda superarse el panorama de salud que prevalece, para luego retornar a la actividad competitiva.