El basquetbol en Copainalá en los años 70s

CortesíaCortesía

CortesíaCortesía

CortesíaCortesía

CortesíaCortesía

CortesíaCortesía

CortesíaCortesía

Los impulsores del deporte ráfaga en Copainalá tienen nombre y apellido, el cual inició con generaciones pasadas, como: Don Baloy, don Vidal y Francisco Nangullasmú, los hermanos Galindo Farrera (Orbelín, Juvenal, Harvey y Jesús), Don Sergio Jiménez y de manera enfática  el maestro Manuel de Jesús Toledo Mota, entre muchos otros que dejaron un legado que la juventud siguió en su tiempo y espacio.

Hasta los años 60s se jugaba en la cancha central con piso de tierra y tableros de madera, donde alrededor se juntaba la gente para ver entusiasmados los emocionantes partidos de basquetbol entre la selección de Copainalá vs Coapilla, Tecpatán o Chicoasén, o los inolvidables encuentros comunitarios entre la Nueva y Cacahuanó, Guadalupe vs Juárez o el Rosario vs Chilpancingo, sin omitir las participaciones de Tierra Blanca, División del Norte, Baquetal, Honduras, Zaragoza, Lázaro Cárdenas, San Antonio.

Deporte que engrandeció al pueblo y comunidades, jugadores y personas entusiastas que organizaban los eventos deportivos para la diversión y convivencia de los niños, jóvenes y adultos; mención y reconocimiento merecen Don Donaciano Valencia, Francisco Domínguez, Oscar López Camacho, José María y Oscar Castillejos, Constancio Narváez, Carlos Cortazar, Enrique Martínez y Fredy Conde Urbina.

Cómo olvidar a don Chus Bautista haciéndola de organizador y árbitro, al profesor Filemón González, Ediel López Zea, Mario Flores Castellanos, Roberto Córdova, Juan Valencia, Omar Domínguez.

En estos encuentros de baloncesto, sobresalieron jóvenes jugadores que por su habilidad, estilo para jugar y entrar con la pelota a pié de aro o encestar a larga distancia (porque en esas épocas no existía el tiro de 3 puntos), o en los tiros libres, de ellos recuerdo de los siguientes equipos:

Por Copainalá jugaba: Jacobo Tovilla, Jesús Galindo, Ignacio Zea, Floriberto Nangullasmú, Vicente Monjaraz, Miguel Vega, Maurilio Cortazar, Roberto y Alfonso Hernández, Robert Jiménez, Carmelino López, Alcides Salvatierra, Amin González, Abenamar Saraoz, Adin Aguilar, Amilcar Narváez, Elin Baldemar Sánchez Aguilar...

Jóvenes que en su tiempo, como jugadores, fueron ejemplo para juventud de nuestro pueblo, que dejaron un legado de esfuerzo y superación en el deporte ráfaga, ya que en esas épocas todo era muy social, las actividades se circunscribían a trabajar, estudiar, hacer deporte y algunos pasatiempos sanos, no había televisión.

Verlos jugar nos motivó a seguir sus pasos y a partir de los años 70s, surge otra camada de jugadores desde las filas de la Escuela Secundaria y comunidades, donde fuimos protagonistas de inolvidables encuentros en torneos municipales, comunitarios y de barrios.

El basquetbol en los años 70s, representó para la juventud campesina y estudiantil el deporte por excelencia que unió comunidades, corazones y fomentó la amistad entre los deportistas y sus comunidades.

A finales de los setentas y principios de los ochentas, surgieron muchos jugadores destacados como Romeo Aguilar, Belisario y Hernán Domínguez, Jorge Estrada, Miguel Ángel y Oscar Hernández, José Luis Solís, Miguel Ángel Hernández, Ulises Salvatierra, Alejandro Domínguez, Santiago Pérez, Francisco Nangullasmú, Joselin Diego Pérez, Eliseo López (llegado de Oaxaca), sin olvidar los jugadores Gaona, Rafa y Godínez que llegaron a jugar a nuestro pueblo cuando estaba la obra de Chicoasén, y que daban grandes partidos contra los nuestros, juegos que disfrutábamos en la memorable cancha municipal.

No podemos dejar pasar la etapa en que Copainalá participó en el basquetbol organizado, jugándose los estatales varoniles de primera fuerza (con refuerzos), en Ocozocoautla en 1984 y San Cristóbal en 1985, aprovechamos para hacer un paréntesis y mencionar siempre el apoyo de Panchito Muñoz en estas aventuras del deporte, así como la participación en los estatales abiertos que organizó la Asociación Chiapaneca bajo la batuta del Lic. Pablo Salazar Mendiguchia, subrayando que este esfuerzo se hizo con el respaldo de las autoridades municipales en turno, y a la visión de quienes en ese momento teníamos la responsabilidad de dirigir la liga municipal: Fredy Conde Urbina - Presidente, Enrique Martínez -Secretario, Mario Flores Castellanos, Roberto Córdova, Ediel López Zea y Adelfo Ordaz Malpica - vocales.

Como consecuencia de afiliarse a la asociación estatal, era necesario tener un equipo en la rama femenil, así es como se constituyó la primera generación de basquetbolistas mujeres, la primer Selección Copainalá la integraron Alicia Guanes, Rosario Jasso, la profesora Lesvia, Alicia Alegría, Eugenia Picone, Rocio Velasco, Conchita Pérez, Esmirna Flores, Malú Aguilar y Belinda Vázquez.

No queremos concluir el presente texto, sin mencionar una de las muchas historias que se dieron en la historia del baloncesto de nuestro pueblo, recuerdo que en algún campeonato municipal, llegaron a participar los amigos del equipo de Quechula, quienes viajaban por lancha por el Río Grijalva, hasta llegar al embarcadero de Tres Picos, de ahí llegaban al pueblo para jugar y por la noche regresaban por la misma vía pluvial, este dato lo comentamos, para dimensionar que tan importante era hacer deporte en esa época, porque no habían premios onerosos, uniformes o tenis de marca, solo era la emoción de participar y hacer amigos para toda la vida, que generoso es el espíritu del deporte.

Desde este espacio de recuerdos y nostalgia, rendimos un emotivo homenaje a todos aquellos basquetbolistas que se adelantaron en el camino de la vida. Su legado como jugadores queda en nuestros corazones para siempre.

Agradecimiento especial por algunas fotos a Mario Aragón, Carlos Sánchez, Juan Luis Monjaraz Vázquez y Víctor Manuel Sánchez Juárez.