Tienditas en Oaxaca necesitan vender "comida chatarra" para subsistir

En medio de la crisis económica provocada por el COVID-19, los tenderos y comerciantes sumaron una preocupación más a su situación, pues en Oaxaca se aprobó una ley que prohíbe la venta de ‘comida chatarra’ a menores de edad, lo cual los puso ante un panorama poco alentador.

Entre todo esto, algunos vendedores señalaron que desconocen la aprobación de la legislación, mientras que otros tantos dijeron no estar de acuerdo porque el hecho de que les ‘arrebaten’ a sus clientes, les representa un golpe a sus bolsillos.

“No tenemos hasta ahorita algún aviso u oficio del ayuntamiento o del gobierno en donde nos indique que no podemos venderle a menores”, afirma Roberto, tendero cuyo negocio se ubica en Santa Lucía del Camino.

Este desconocimiento por parte de los comerciantes respecto a la nueva legislación en el estado, es producto -aseguró Karla- de la ‘poca atención’ que tienen las autoridades y de la falta de habilidad para llevar un mensaje a los distintos sectores de la sociedad.

“Por Facebook me enteré yo pero la verdad desconozco, desconozco cómo vaya a ser. Al menos a mí nadie del gobierno, de salud, algún inspector, nadie se ha acercado conmigo para orientarme, para decirme qué puedo y qué no puedo vender, cómo le puedo hacer para compensar lo que dejaré de vender o si habrá un apoyo para nosotros porque al final salimos afectados y eso para nosotros son pérdidas”, expresó la tendera.

Sin estragos… por ahora

Respecto a si ya han comenzado a sentir los efectos de esta nueva ley aprobada en el Congreso estatal, los comerciantes explicaron que será difícil notar los cambios y que, desde su perspectiva, el proceso llevará tiempo.

“Siguen viniendo los niños, sigo vendiendo papitas, frituras, chocolates… parejo. Pero es por lo mismo, si yo ni enterado estaba, pues cómo esperan que lo ponga en práctica ¿no? Yo, hasta que no me digan, me capaciten, no sabré cuándo y cómo hacerle para negar el producto”, aseguró Roberto.

Por su parte, Karla señaló que esperará hasta que haya algo oficial que la instruya para adaptarse a la nueva forma de venta.

“He visto también que según muchos comerciantes molestos marcharon y se inconformaron, que van a contrademandar y pues hay que esperar porque pues sí, los del Congreso ya dijeron su idea, pero falta que haya más respuestas y se ve que va para largo el pleito”, concluyó.