Ángeles de Ixtepec hizo historia en 1986

JUCHITÁN DE ZARAGOZA, Oaxaca.- Alberto Altamirano Guzmán fue quien llevó a Vinicio Castilla Soria a la pelota del Istmo, lo hizo un año después de haber logrado el campeonato con Ángeles de Ixtepec.

El oriundo de El Espinal platicó que “de chamaco me gustaba el béisbol, jugaba; ya trabajando en 1975 en la refinería de Madero, iba al béisbol de Alijadores en Tampico,  veía a Tom Silverio, Bulmaro García, Joe Pacwa me sorprendía porque era pítcher y bateaba, dije que armaría un equipo en el istmo para ganar el campeonato”.

Agregó que “en la temporada 1985 – 86 tenía tuve a Ángeles de Ixtepec,  estaban José Antonio Limón, Bulmaro García, Juan Martínez que era el cuarto bat, tenía un equipo para calificar y ser campeón, pero no calificó; luego conocí a Tomás Herrera con quien platiqué me dijo que fuera con él a México, vimos a Pérez Avellá de Ángeles de Puebla,  Plino Escalante de Leones,   los Mansur.

Él planteó que llevara a solo jugadores de Liga Mexicana, Tomás armó el equipo  de la temporada 86 – 87, un amigo le dijo que conocía a un pitcher zurdo de Texas, Martin Southers lo traje junto con Ike Blessitt, Gustavo Díaz, Chino Márquez, Saúl Mendoza, Gustavo Abril, Andrés de Luna era primera base,  Antonio Vargas, cuando lanzaba Southers eran blanqueadas o de una carrera que ganaba; inauguramos con uniformes que me dio Plino Escalante de Yucatán, Algodoneros de Unión Laguna pagó dos peloteros”.

Emocionado, comentó que en play off jugamos con Xhahuis, lanza Southers el sábado; el domingo en la mañana perdimos, en la tarde Andrés de Luna le dijo a Southers que lanzara, lo hizo tirando 10 entradas para que ganáramos.

Eliminamos a Xhahuis en 6 juegos. Ya en la serie final contra Agricultura le ganamos 4 juegos seguidos, lanzando Southers 2 juegos, y relevó el cuarto juego para que fuéramos campeones, siendo mánager  Hugo Ríos.

EN EL 86 – 87 LLEGA VINICIO CASTILLA AL EQUIPO.

“Mi concuño Arturo Cruz Pimentel (qdep), fue quien recomendó a Vinicio. El primer tuno de Vinicio fue un doblete contra Agricultura de Tehuantepec jugando en Ixtepec; él vivía en el cuarto de mi hijo Amado Altamirano Toledo.

“Un día llegó a decirme que ya no quería jugar beisbol, que mejor iba a estudiar la carrera de abogado, tuve que hacerle ver que tenía madera para triunfar, lo convencí y puedo decir que  tuve  mucho que ver para que llegara a triunfar; recuerdo que el  presidente de Tuneros de San Luis, José Luis Gutiérrez, me habló, para que le hicieran las pruebas los Rangers de Texas, Vinicio estuvo bateando y fildeando”, recuerdó.

Altamirano Guzmán resaltó que “en esa  temporada   86 - 87 traje a Altar Green,  Ramón Arano, perdí un solo partido en la temporada, fue en Ixtaltepec ante Rojos, por pizarra de 3 – 2, calificamos a play off, pero nos eliminó Carta Blanca”

Entre lo grato, fue que lograron el campeonato en Ixtepec con un equipo de grandes de ligas que le dio muchas satisfacciones a la afición, el Estadio se llenaba que no cabía ni una hormiga, los taxistas del Sitio San Jerónimo me  apoyaron para utilizar el estadio, a pesar de eso no salía ni para pagar a Altar Green.

“Gasté mucha lana, pero Dios me ha estado apoyando hasta hoy en día, en ese entonces después de Liga Mexicana la del Istmo era la más fuerte, el presidente de la Liga era Rufino Regalado, yo tenía el cargo de vicepresidente, tuve la suerte de conocer muchos amigos”, aseguró.