René de Jesús Martínez heredó el gusto por el deporte y lo transmitió a sus dos hijos

Vivió una maravillosa infancia en esa calle sin pavimento, ubicada a un costado del templo de la Virgen de Guadalupe. Ahí salía a jugar con sus vecinos, la bicicleta y el futbol eran los preferidos.

El gusto de sus dos hermanos mayores por la práctica del tenis, quienes jugaban en el Club de Tenis Brenamiel cuando eran canchas de arcilla, le despertó el interés por este deporte, que se convertiría en una actividad de gran relevancia en su vida y que transmitió en sus hijos.

Es el arquitecto, raquetista y quien ha sido parte del consejo directivo y decidido patrocinador de la Asociación de Tenistas del Estado de Oaxaca (ATEO) durante varios años, René de Jesús Martínez Pérez Vasconcelos.

Es parte de una familia de ocho hermanos, donde su papá siempre les inculcó la actividad deportiva. Lo acompañaba a jugar frontón en casa de Enrique Sada o Antonio Sardain. Ahí, René Martínez confirmaba su gusto por el deporte de raqueta.

“Mi mejor entrenador era la pared de la casa, me ponía a rebotar la pelota con la pared de la cochera, donde pasaba horas haciendo lo mismo por las tardes”, recuerda en entrevista con Xtremo-NOTICIAS.

“Nunca tuve la oportunidad de tener un entrenador formal de tenis. Mi mejor maestro fue la práctica”, agrega.

Futbol fue otro de sus deportes preferidos, en los cuales incursionó en el nivel preparatoria y universidad.

El talento para el dibujo y los trazos es innato en René Martínez, algo que su propio profesor de esta asignatura en la primaria le reconocía.

Así, la arquitectura lo sedujo y tuvo la firme convicción de cursar esta carrera en la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).

MÁS SATISFACCIONES

René Martínez contrajo matrimonio con Laura Álvarez Candiani.

Tienen dos hijos, Alejandro y Andrés Martínez Álvarez, a quienes transmitió su gusto por el tenis, por lo que ambos jóvenes fueron excelentes jugadores en categorías infantiles y juveniles de Oaxaca.

Alejandro y Andrés representaron al estado en Olimpiada Nacional en cinco ocasiones, incluso en el 2006 arañaron el bronce tras quedarse al margen en el juego por asegurar este metal en un doloroso revés. Fue un partido que ganaban 6-2 y terminaron perdiendo 8-6.

Los hermanos Martínez Álvarez fueron campeones una infinidad de veces en torneos estatales y regionales.

Cabe destacar, que Andrés se coronó en un Torneo Seccional, certamen que concentra a siete estados del país, entre ellos varios de alta competencia, por lo que pocos son los oaxaqueños han logrado la hazaña de levantar el título en el certamen.

En la etapa de los 6 a los 10 años de edad, los hermanos Álvarez Martínez también jugaron futbol en el Instituto Carlos Gracida (Icagra).

Mientras en el tenis acudieron a clínicas en Miami y Texas, Estados Unidos. Incluso en dos veranos también se prepararon en Argentina.

Ante esa pasión y compromiso en el denominado “deporte blanco”, el arquitecto de profesión trajo a Oaxaca al coach argentino Orlando Lobo durante tres años.

Al irse a estudiar ambos hermanos al Tecnológico de Monterrey en Nuevo León, ponen broche a su etapa en el tenis.

Sin embargo, René Martínez continuó inmerso en esta disciplina como directivo de la ATEO y fiel patrocinador de distintos torneos.

Por cierto, se le recuerda por su calidad humana, ya que compraba ropa a jugadores de bajos recursos o los llevaba de paseo a los estados a los que acudían a jugar.

Con relación a su profesión, especifica:

“La arquitectura me ha brindado una paz interior muy bonita y me ha permitido dar servicio a la ciudadanía, permitiéndome la oportunidad de crear sus espacios de vivienda o para que desarrollen su trabajo”.

René de Jesús Martínez también ha sido regidor del cabildo de Oaxaca de Juárez y participa en la actividad empresarial.