1,122 vidas arrebata COVID-19, a cinco meses de la pandemia en Oaxaca

Los cinco meses desde la notificación de los dos primeros casos de COVID-19 han significado una estela de dolor, daños económicos colaterales y la pérdida  de mil 122 vidas, incluidas las de cuatro bebés que no alcanzaron a cumplir ni el primer año de vida.

Un bebé de Santa María Lachixio, que nació con prematura extrema -a sus 26 semanas de gestación-, es la víctima más pequeña que ha dejado esta pandemia en Oaxaca, pues murió el pasado viernes 7 de agosto en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña Doctor Guillermo Zárate Mijangos, en San Bartolo Coyotepec.

En ese mismo nosocomio, el 30 de mayo pasado, murió otro bebé de 12 días de nacido, originario de San Pedro Ixtlahuaca y quien enfrentaba además una cardiopatía congénita.

En total esta pandemia ha ocasionado la muerte de 15 menores de 18  años, pero también el impacto mayor lo resienten las personas mayores de 50 años que concentran alrededor del 80 por ciento de decesos por COVID-19.

Los dos primeros casos

15 días después que en el país se notificó el primer caso de COVID-19, Oaxaca entró a la estadística nacional el 14 de marzo, casi a la par de la decisión de las autoridades federales de suspender temporalmente actividades escolares a partir del 23 de marzo.

Ese 14 de marzo se hicieron oficial los primeros dos contagios en Oaxaca: una mujer residente en Oaxaca de Juárez y un hombre de La Ciénega, Zimatlán enfermaron tras un viaje al extranjero.

Al cierre del mes de marzo sólo 14 casos de COVID-19 se habían notificado, incluyendo una primera defunción de un adulto originario de Santa María Atzompa, quien murió el 29 de marzo en el Hospital Regional de Alta Especialidad.

Un mes después, abril cerró con 138 contagios acumulados y 19 defunciones, aunque por fecha de ocurrencia ese mes acumula 23 defunciones.

Fue mayo cuando los contagios de COVID-19 tomaron celeridad y se incrementaron en un 920 por ciento. Al 31 de ese mes ya se acumulaban mil 416 casos positivos y 154 defunciones, pero junio fue todavía más letal: cerró con 5 mil 347 casos notificados y 593 defunciones.

Familias desintegradas

A Amalia junio no se le olvida, sobre todo el día 14 que le dejó una huella profunda en su corazón, cuando su madre Irma murió mientras esperaba atención en el área de urgencias del Hospital Regional Presidente Juárez.

Después de 33 años de trabajar como maestra bilingüe en comunidades de la Sierra Juárez, gracias a que era hablante de zapoteco porque nació en San Francisco Cajonos, Irma llevaba 16 años como profesora jubilada..

“Se dedicaba a bordar, a disfrutar de su casa o antes de la pandemia a ir a su pueblo, recuerda Amalia, la sexta hija de Irma, quien no ha dejado de preguntarse si como familia les faltó mayores medidas de prevención que evitaran el contagio, pero sobre todo que una muerte tan repentina se alojara en su casa.

Lo que en junio habíamos visto en cuanto a notificaciones de nuevos casos, en julio no tuvo comparación. Al cierre de ese mes se acumularon 10 mil 515 casos notificados, pero el 49.1 por ciento (5 mil 168 casos) se informaron a lo largo de julio, además de que se notificaron 366 defunciones.

Justo ahora que Oaxaca entra al sexto mes de la pandemia, se rebasaron los 12 mil casos acumulados desde el 14 de marzo. De los 12 mil 59 personas que al día de ayer cuentan con resultado positivo a SARS-CoV-2, el 9.3 por ciento no superó la COVID-19.