Cinco calles de la agencia municipal requieren concreto hidráulico, vecinos denuncian olvido

Son ya tres años desde que el gobierno del estado, refieren vecinos de la agencia Candiani, se comprometió a ejecutar “la obra de reposición de concreto hidráulico en cinco calles: Emiliano Zapata, cuarta privada de Antonio de León, privada del Avión, Antonio de León y calle del Avión”.

Esta obra, contemplada desde 2017 ante la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable (Sinfra), según los denunciantes, también está asentada dentro de la deuda que adquirió el gobierno y que fue aprobada por el congreso.

Todos estos factores, sumados a que en la priorización de obras, este pendiente de Candiani está también a la cabeza, tienen ya inconformes a los vecinos de la agencia capitalina, quienes día a día padecen los estragos provocados por las malas condiciones de las calles.

 

Se forman inmensas "lagunas"

“Aquí se enfrentan los vecinos, principalmente, a las malas condiciones de la calle, que son las cepas abiertas de los trabajos de agua potable y de drenaje. Los vehículos caen a las cepas, con la tracción de las llantas vienen botando el agua y el daño es cada vez más profundo. Hay daños vehiculares, hemos sacado carros que se han quedado atorados”, contó Misael Zárate, agente municipal de Candiani.

Esta situación, provocada por la indiferencia de las autoridades para liberar el recurso que permita ejecutar la obra, afecta directamente a quienes viven en la zona, pues con las lluvias recientes, las malas condiciones se recrudecen; prueba de ello son las incontables ‘lagunas’ que hay sobre Antonio de León, desde Jorge L. Tamayo hasta Puerto Acapulco.

“Para algunos vecinos de la tercera edad, pues es imposible porque llegan a pasar y se caen, porque mira, hay lodo, fango, ya hasta está verde aquí. Las cepas ya se están abriendo nuevamente, ya están a punto de llegar al drenaje y romperlo, entonces los vecinos no pueden transitar ni vehicularmente ni peatonalmente por la zona, que ya está intransitable”, añadió el agente.

En ese sentido, la desesperación comienza a imperar entre los afectados, pues a lo largo de ya tres años han sido varias las ocasiones en que les han hecho promesas o incluso se han ejecutado trabajos defectuosos que solo han abonado al deterioro de la carpeta asfáltica en algunos puntos de la agencia municipal.

“Ahorita, a base de presión que le he estado yo también haciendo a obras municipales, se han realizado diversos bacheos; la verdad, dos o tres bacheos que se realizaron previos no funcionaron para nada porque las cepas se volvieron a abrir. Entiendo la molestia de los vecinos porque los trabajos que han venido a realizar han sido nulos. Nada más vienen y bachean y queda mal la calle nuevamente”, precisó Zárate.

Incluso, él mismo cuenta que para llamar la atención de alguna instancia, ha tenido que recurrir a medidas extraordinarias.

“Yo he estado en contacto con funcionarios del gobierno del estado, con el secretario particular del gobernador y él me indicó que en el mes de agosto salía la obra. De mano le entregué un escrito al presidente de la república solicitándole su intervención, ya que no es posible que las calles estén así”, detalló.

 

Importan vía alterna

Los reclamos y exigencias de los vecinos afectados, más allá de las malas condiciones de las calles, están fundamentadas en la importancia de la calle Antonio de León, pues es una vía que ofrece alternativas viales y de movilidad en la ciudad.

“Estamos a escasos tres minutos del centro de la capital, no es posible que las calles estén así y menos porque se abrió el puente que comunica con Jorge L. Tamayo, que es la de la universidad; esta calle comunica con centros comerciales, con fraccionamientos como Trinidad de las Huertas, San José La Noria y es una vía de desfogue para cuando hay bloqueos o marchas”, manifestó Misael Zárate.

Por su parte, algunos otros vecinos como la señora María del Pilar Sandoval, solicitan una rápida respuesta de las autoridades, pues el daño no es solo en la infraestuctura.

“Incluso puede haber un problema del dengue, por el agua que está estancada y se puede volver un foco de infección. Esta obra, este trabajo, es algo que se necesita que ya sea un hecho”, precisó la vecina.

Y es que solamente en la calle de Antonio de León hay alrededor de 300 viviendas cuyos habitantes no pueden hacer uso total de la vía, por sus malas condiciones. Son alrededor de 125 metros los que presentan un severo deterioro que ha provocado que el paso por allí esté prohibido.