Diego De Erice. Para ‘Erizarte’ la piel

JOHN MONROEJOHN MONROE

JOHN MONROEJOHN MONROE

En lo personal, pocas veces he tenido el agrado de entrevistar a personajes que resulten carismáticos y a la vez interesantes, al menos al nivel que maneja Diego de Erice. Y ello resultó en una experiencia bastante grata, en cuestión personal; por lo que aquí les dejo lo más destacado de esta charla inolvidable.

Reunidos en un recinto de la Colonia Condesa, en la Ciudad de México, pudimos saludar y conversar con tiempo de sobra con este incansable creador e histrión mexicano. Diego de Erice acudió puntual y elegante. Desde el primer momento se mostró dispuesto a facilitar la charla, con su personalidad desenfadada y atenta, nos regaló risas, anécdotas y sueños que se han volcado durante la última década de su vida.

Al recordar sus inicios en el mundo de la actuación, De Erice evocó el momento que posiblemente definió gran parte de su trayectoria artística. Fue cuando realizó un casting para un proyecto de teatro y no resultó elegido para el papel. “Tenía ilusión de quedarme en una obra musical, era la primero vez que lo hacía y nadie me conocía. Entonces, en lugar de decir “esto no es para mí, dije: voy a escribir mi propia obra de teatro y la voy a actuar”. Fue así que Diego escribió la obra de teatro “Como quieras, pero ámame”, la cual ya tiene nueve años en cartelera, y acumula más de tres mil 600 representaciones. Ha ganado reconocimientos, como el premio Bravo, el premio Revelación, el premio ACPT y varios más de teatro. Dentro de lo laboral y artístico, Diego se considera persona afortunada, ya que se reconoce hiperactivo y adicto al trabajo. “He tenido la fortuna de ser demasiado ‘workaholic’ y además terco, que es una combinación que es peligrosa, aunque positiva; pero bien llevada te consigue puede conducir a lugares muy lindos y este es el caso de mi carrera”. Consciente de tener un físico admirado por sus más de 300 mil seguidores en Instagram, Erice le apuesta cien por ciento a la preparación. “El físico te ayuda, por supuesto, pero no se queden ahí. Siempre he dicho que la belleza es efímera y se acaba en algún punto”. Diego es Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Se siente orgulloso de contar con su título y aprecia que por esa formación en la carrera, llevó la materia de guionismo. Eso fue lo que le dio las bases para poder escribir posteriormente su primer obra teatral. “El bagaje cultural lo adquieres con la vida. He tenido la fortuna de crecer en una familia donde a mi papá le encanta viajar. Siempre nos ha dicho qué nos va a heredar su cultura más que su dinero. Entonces hemos tenido la oportunidad de viajar alrededor de todo el mundo y siempre estar como deseosos de conocer más, de leer, experimentar, de no cerrarte a ciertas experiencias”, detalló el también modelo.

Al referirse a su familia y en particular a su padre, Diego de Erice afirma que son muy unidos. “Mis papás están separados de toda la vida, pero a pesar de ello lo han hecho bastante bien y se han mantenido muy cercanos y muy amorosos. Entonces, no nos hicieron para nada difícil, a mi hermano y a mí, vivir esta situación, sino al revés: pudimos tener como dos núcleos muy sólidos sin tener que estar juntos y yo creo que ellos sí me han inculcado este valor de la familia, de la hermandad, de la unidad, de la amistad”, detalla.

Por lo anterior, el actor reconoce “tener pies en la tierra todo el tiempo”, algo que resulta básico en una carrera como la suya. Al avanzar con la charla, Diego presume ser una persona congruente con lo que piensa y hace. “Soy una persona bastante ordenada en todo, desde que me levanto, el cómo están acomodadas las cosas en mi casa; mi coche, veo que siempre esté limpio, entonces tengo esa parte como del ‘TOC’ (Trastorno Obsesivo Compulsivo), que me ayudado, porque no nada más físicamente tengo un cuidado y un aseo personal... sino que también este orden me ha ayudado a poderme levantar temprano para hacer mi rutina de ejercicio, ser disciplinado, terminar lo que comienzo”, puntualizó.

Respecto a sus seguidores, Erice afirma ser “muy abierto con la gente. Los dejo entrar a mi vida personal. Lo he dicho toda la vida, creo que los artistas tenemos para nosotros una vida personal; pero tenemos también la responsabilidad de mandar mensajes positivos, porque el mensaje que mandamos va a impactar en algún lugar”. “Me he mantenido fuera del escándalo y del chisme. No soy una persona que tenga vicios o que lo vayan a encontrar borracho al salir de un antro. Prefiero quedarme horas escribiendo y haciendo cosas”.

Para finalizar, cuestionamos a nuestro entrevistado sobre su opinión de Chiapas, a lo que afirma, ser admirador de sus bellezas naturales y del cariño de su gente. “Sí, claro, pude ir ya en dos ocasiones a Chiapas, una vez con mi propia obra y en otra con “Me caigo de risa”, con la que estuvimos de gira… También me acuerdo de un viaje muy bonito que hice con mi abuelo, navegamos en el Cañón del Sumidero, conocimos un poco de la gastronomía, de la gente, que es muy cálida”. Diego de Erice, sin prisas y con la afabilidad mostrada desde el inicio, se despide dejando un mensaje concreto respecto a los géneros que combina con su desempeño actoral. “La comedia es importantísima. Pienso que reírse de uno mismo es lo más importante y yo hoy me río de verdad, porque soy alguien pleno” concluyó.