Gasto vehicular, un lujo en tiempos de pandemia; acusan falta de apoyo en Semovi

El de Marco es uno más de los tantos casos en la entidad en los que, a causa de la pandemia por coronavirus (COVID-19), la cantidad de ingreso familiar habitual disminuyó, el trabajo comenzó a escasear y la situación se volvió crítica.

Comerciante de oficio, vio cómo con el confinamiento y las medidas sanitarias aplicadas por las autoridades, su principal fuente de trabajo (las ventas) y su clientela desaparecían casi por completo sin poder hacer algo.

A ello se sumó “la indiferencia” de las autoridades, dado que, desde marzo pasado, cuando la pandemia alcanzó oficialmente a Oaxaca, no se ha visto beneficiado o incluido en algún programa de apoyo, subsidio o beneficio.

“Uno esperaría que al menos la luz, tal vez el agua o la tenencia, qué sé yo, pero algo. Uno tampoco es inconsciente, uno también entiende que sí, que hay que pagar, pero esta es una situación extraordinaria en la que los más afectados somos nosotros los ciudadanos”, afirmó.

 

“Ni se acuerdan de uno, solo para cobrar”

Y es que de acuerdo con el denunciante, “ni a nivel municipal y mucho menos estatal han habido apoyos”. Incluso, asegura que en la demarcación en donde reside, lo más parecido a un apoyo ha sido la presencia de camionetas que venden productos de la canasta básica a precios accesibles.

De ahí en fuera, dice, “ni se acuerdan de uno, solo para cobrar”.

“Ahorita ya no ve uno lo duro, sino lo tupido, porque tener un carro ahorita, o usarlo, es como tener que mantener a otro miembro más de la familia. Que también quiere su gasolina, que hay que pagar la tenencia, la tarjeta de circulación, los derechos… oye, pues si es mío, a mí me costó y todavía te voy a pagar por tenerlo…”, manifestó a manera de queja.

Y es que si bien en Oaxaca no existe una exención o condonación para pagos como la tenencia vehicular, hubo una campaña llamada “Adiós Tenencia” que, por tercer año consecutivo, se implementó a lo largo del primer semestre de 2020.

Esta permitió que los contribuyentes que no tuvieran adeudos vehiculares de años anteriores, pudieran exentar en su totalidad el pago de la tenencia al cubrir sus derechos vehiculares antes del 30 de junio.

Sin embargo, como Marco, muchos de los propietarios de vehículos, por circunstancias que solo ellos conocen, tuvieron un atraso que se fue haciendo cada vez más grande y que hoy en día no les permite acceder a esta prestancia.

“Creo que debería haber alguna facilidad ahorita como está la situación. Si cuando había, por lo que fuera no pagamos, ahora imagínate que no hay. Pero bueno, es difícil que pase porque si en servicios que son básicos como el agua o la luz, como te digo, no hubo apoyo, menos en ‘un lujo’, como es tener un coche”, añadió.

 

Agilizar las cosas

Saúl dio el enganche de su coche en febrero pasado, sin saber que se venía una pandemia a nivel mundial que paralizaría por completo la actividad en todos lados. En Oaxaca no fue la excepción y las dependencias cerraron, suspendieron actividades y no hubo servicios.

Incluso, el denunciante comenta que su coche tardó en llegar más de lo esperado, debido a que en la agencia le argumentaron problemas con las transportadoras. Una vez con su vehículo, llegaron los inconvenientes.

“Para empezar, tenía que llegar en abril, principios de abril, y llegó hasta principios de junio. Dije ‘ni modo, pues a aguantar’. Yo, desde que di mi última parte del enganche, comencé a ver lo de las placas, fui ahí al Carlos Gracida y que no, que era solo con cita y la cita se sacaba por internet”, contó.

“Quise sacar la cita y todo lleno, todo ocupado; había en Salina Cruz, en Miahuatlán y no sé qué más, el chiste es que de pura suerte y pude obtener una para mediados de julio y va siendo la de malas que faltaba un papel en la agencia que no mandaron de México y pues, perdí la cita”, relató.

 

Ante esta situación y sintiéndose ‘desprotegido’ y sin apoyo por parte de la Semovi, optó por una vía para agilizar el trámite, la cual aunque le costó más dinero, fue más fácil.

“Pues sí, mire, ahí en los módulos de ahí afuera, ahí mismo fui, me dijeron ‘es tanto’ y pues ni modo, a pagar. En 15 minutos regresó el señor con mis placas, mis papeles, mi alta y sin formarme. En cambio, en las oficinas, pues estuve llamando, pidiendo ayuda, les escribí por face, mi hija también les escribió por face y nada, no quisieron ayudarme a recuperar o respetar mi cita”, concluyó.