Yalalag de vuelta a los alimentos tradicionales: cierra el paso a los productos procesados

A unos días de la reforma en el Congreso de Oaxaca

Tres días después de que la 64 Legislatura del estado aprobara prohibir la venta de bebidas azucaradas y alimentos chatarra a los niños y adolescentes, habitantes y autoridades del municipio de Villa Hidalgo Yalalag, en la Sierra Norte, cerraron el paso a vendedores de estos productos.

Así, mientras productores y comercializadores de alimentos y bebidas, que generan problemas de obesidad, desnutrición y enfermedades crónicas, como diabetes e hipertensión entre la población infantil y juvenil oaxaqueña, intentan limitar la reforma legal, el pueblo de Yalalag decidió que es tiempo de promover la comida tradicional en su comunidad, entre ellos plátanos, café, caña, aguacate, zapote amarillo, entre otros.

De entrada, el pasado 8 de agosto del año en curso, los habitantes prohibieron el ingreso al municipio de los vendedores de Coca-Cola y Sabritas, dignos representantes de los productos en cuestión.

La regidora de Educación de Yalalag, María Isabel Aquino León explicó que tomaron la decisión de cerrar el paso a estos productos y prohibir el ingreso de productos alimenticios industrializados, a fin de impulsar el consumo de alimentos locales.

Comentó que como en otros muchos municipios de la entidad, los alimentos chatarra y bebidas azucaradas han desplazado poco a poco los productos que se producen en la región y, lo más preocupante, puede estar directamente relacionados con diversas enfermedades de niños y adolescente, como desnutrición y sobrepeso.

La funcionaria municipal manifestó que como lo han explicado las autoridades sanitarias federales y estatales, en la crisis que se vive por la pandemia de COVID-19 la población en riesgo no son únicamente las personas con enfermedades crónico-degenerativas, sino también aquellos que sufren obesidad o desnutrición.

Por su parte, investigadores han resaltado la reforma legal en Oaxaca y, sobre todo, el retorno al consumo de alimentos tradicionales en las comunidades. En la videoconferencia “El papel del nuevo etiquetado frontal frente a la epidemia y las enfermedades crónicas no transmisibles”, Ana Munguía Serrano, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), consideró que las reformas a la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca son un gran avance y es un buen momento para regresar a la alimentación tradicional.

Explicó que esta prohibición, junto con la nueva regulación del etiquetado de los alimentos envasados y procesados, son parte de una estrategia para tratar de que México deje de ocupar el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil.

Por su parte, Fernanda Castro Pantoja, asesora en temas regulatorios para la industria alimenticia, recordó que el 7 por ciento de muertes anuales en México están relacionadas con enfermedades cardiovasculares derivadas del consumo de bebidas azucaradas y comida chatarra.