Fiesta por San Lorenzo en Zinacantán

René Araujo René Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

Con escenarios de colores, recintos con olor a incienso y gente entregada a la fe por su santo patrono, Zinacantán -pese a la pandemia- celebra a San Lorenzo Mártir.

Es 9 de agosto, un día para representar la devoción de los zinacantecos y la esperanza para que les vaya mejor cada día. San Lorenzo los cuida y les da esperanza para seguir, aun en tiempos de pandemia por el Covid-19.

Los sotzleb, como se nombran en tsotsil, las mujeres y varones, batz’i antzetik xchiuk viniketik ta sotzleb participan en danzas, rituales y ceremonias para honrar a sus Totil me’iletik ancestrales, especialmente a Santo Domingo, cuya fiesta se lleva a cabo en San Cristóbal de Las Casas, y San Lorenzo, santo patrono de San Lorenzo Zinacantán.

De acuerdo con medios que han documentado, con un ritual religioso en el cerro del Tzontehuitz de Zinacantán se da inicio a las festividades en honor a San Lorenzo Mártir, lugar donde según los pobladores tsotsiles apareció la imagen del santo, patrono de ese municipio.

Durante el ritual aparecen hombres a caballo, en honor a Santo Domingo y San Lorenzo; el recorrido representa la llegada de un rey o dignatario, que en tiempo de peste y enfermedad repartían regalos a los pobladores; narran que los caballos llevan bolsas que representan los obsequios del rey para darle de comer a todos.

El 8 de agosto es tiempo para el recorrido, en el mero día de Santo Domingo, y con ellos dar comienzo a los festejos patronales y continuar por dos días más antes de que los Mayordomos entreguen las ofrendas de flores a Ixtapa para la Virgen de la Asunción, el 12 de agosto.