El lector furtivo: Lobo hombre en París

Si usted ha escuchado la popular canción Lobo hombre en París, encontrará conocida esta anécdota: Dennis es un lobo que vive en el Bosque del Falso Reposo, en una guarida llena de cachivaches que recoge de los accidentes carreteros. Abomina de la carne y se alimenta de hierba y jacintos azules. Es un lobo bastante humanizado, ya que sabe leer, sueña con tener su propio taller de reparaciones y suele practicar el voyeurismo con las parejas humanas que se internan en el bosque a practicar el sexo furtivo. Al ser sorprendido en uno de estos ejercicios voyeristas, es mordido por el macho de una de estas parejas (El Mago del Siam). De esta forma, Dennis, que así se llama esta criatura, ha de transformarse en hombre en las noches de luna llena.

"El lobo hombre" es un cuento de Boris Vian escrito en 1947 y que le da nombre  a un libro del autor  publicado de manera póstuma en 1970. En este libro se reúnen 13 cuentos escritos entre 1945 y 1952, algunos de ellos bajo el heterónimo de Vernon Sullivan.

Vernon Sullivan es un escritor afroamericano, que en la posguerra cultivaba la novela negra. La acción de sus tramas solía  transcurrir en los estados sureños de Estados Unidos. En su escritura estaban presentes de manera constante el sexo y la violencia. En un principio, Boris Vian figuraba como traductor del presunto autor norteamericano cuyas novelas se publicaban en París por ser impublicables en su país de origen; pero los continuos requerimientos judiciales en contra de Sullivan, por faltas a la moral, hicieron necesario que Vian hiciera frente a los procesos, develando así que Vian y Sullivan eran en realidad la misma persona.

Boris Vian fue un prolífico y singular autor francés de la posguerra. Nació en Ville- d' Avray en 1920. Heredó la afición por el arte de sus padres Paul Vian e Yvonne Ramenez. Él, poeta e investigador aficionado; ella, amante de la ópera. La situación de la familia era buena hasta el momento de la  crisis financiera de 1929, que obligó a su padre a trabajar como agente comercial. 

A muy temprana edad, fue aquejado en un corto lapso de tiempo por la fiebre reumática y la fiebre tifoidea. Su recuperación nunca fue completa  y de este periodo procede la dolencia cardiaca que le costó la vida prematuramente. Sin embargo, su frágil salud no fue impedimento para que se entregara a una frenética actividad artística.

Ingeniero de profesión, cultivó todos los géneros literarios. Escribió poemas, canciones, novelas, cuentos, obras de teatro y una ópera, además de varios manuales técnicos. Fue actor de cine, músico- cantautor y caricaturista. Realizó guiones radiofónicos, así como crítica cinematográfica y reseñas musicales, particularmente de Jazz. Fue colaborador habitual en Le temps moderns junto a Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Albert Camus, aunque rechazaba tajantemente la etiqueta de “existencialista”. Su exposición pública como discreto actor del cine francés, además del escándalo causado por su heterónimo, Vernon Sullivan, le significó que pocos críticos tomaran en serio su obra literaria, aunque ahora se considera un autor de culto.