Locatarios del Mercado de Abasto trabajarán en puestos provisionales

Será durante dos meses, afirman

Luego que en mayo un voraz incendio consumiera decenas de puestos en el Mercado de Abasto de la ciudad de Oaxaca, los comerciantes afectados comenzaron a retomar sus ventas en puestos provisionales hechos de madera, los cuales se encuentran ubicados en la ‘zona cero’, en donde el gobierno municipal colocó una carpa para protegerlos de las lluvias y el sol.

De acuerdo con los vendedores, serán dos meses los que podrán trabajar de esta manera y con esta infraestructura, pues tras este periodo comenzarán los trabajos de remodelación y reconstrucción de locales por parte de las autoridades en la zona afectada.

“Nos dijo el gobierno municipal que pasado este tiempo, septiembre y octubre, van a instalar el drenaje, la luz, el agua y luego la reconstrucción, pero esto va a empezar a hasta diciembre, por eso nos dieron permiso dos meses para trabajar”, comentó un comerciante que prefirió no dar su nombre.

De igual forma, señaló que al ser él uno de los tantos afectados por el incendio y perder su patrimonio y centro de trabajo, tuvo que recurrir a la búsqueda de apoyos para regresar a sus actividades productivas a pesar de que las condiciones no son totalmente óptimas.

“Tenemos una asociación y pues de ahí recibimos apoyo para comprar estos polines, la madera y para poder regresar a trabajar. Hasta ahorita no he escuchado que nos vaya a apoyar con dinero el gobierno, por eso hay que trabajar, para recuperar algo”, detalló.

En ese sentido, narró que la situación, ya de por sí crítica a causa de la pandemia por COVID-19, no hizo más que empeorar con el incendio, pues eso terminó por golpear de lleno sus finanzas.

“Perdimos todo, mercancía, material, herramientas… y luego ya veníamos perdiendo por la falta de clientes por la pandemia y por los cierres que hubo. Pero mire, ya aquí estamos”, concluyó.

Cabe señalar que en un recorrido de NVI Noticias por el rectángulo en el que se ubica la zona afectada, se pudo constatar que tras los trabajos de limpieza y deslinde no hay restos de residuos carbonizados, como había en semanas anteriores.  Tampoco hay restos de cascajo, basura o cenizas.

Finalmente, los puestos provisionales de madera en los que se ofrecen productos como blusas, artículos de palma, textiles y demás, cuentan con una dimensión aproximada de 2.5 por 2.5 metros. La zona, cubierta con una estructura metálica que sostiene una carpa hecha de lona, luce semivacía debido a que no todos los locatarios afectados han optado por regresar a trabajar en puestos provisionales.