Se cumplieron 15 años de la hazaña donde Óscar Rivera hizo un juego perfecto

En play offs de la historia de la LMB

Se cumplieron 15 años de la hazaña del pitcher Óscar Rivera, quien con Leones de Yucatán lanzó lo que ha sido el único juego perfecto en play offs en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), fue en el séptimo y decisivo encuentro de la primera ronda de postemporada frente a los Guerreros de Oaxaca.

Fue un 7 de agosto de 2005 en el Parque Kukulkán aquella noche sublime para el lanzador zurdo sonorense, que en ese entonces tenía tan sólo 23 años de edad.

Rivera retiró en riguroso orden a los 27 bateadores que enfrentó, sin pasaportes, golpes o errores, para lanzar el primer juego perfecto en la historia de play offs en la LMB.

“Cuando sentí que todo se había hecho más grande fue en la octava entrada cuando salí del dugout y toda la gente empezaba a gritar mi nombre”, recordó.

Y no se trató de cualquier juego, Rivera había recibido la responsabilidad de abrir ese séptimo y decisivo juego del primer playoff ante los Guerreros de Oaxaca, a quienes superó 1-0 para convertirse rápidamente en el nuevo ídolo de la afición, y pieza clave de una generación de oro que le dio a los Leones dos finales consecutivas y un título de la LMB.

"Éramos un equipo lleno de jóvenes y con mucha energía, todos nos apoyamos y nos sentíamos como una familia, sólo queríamos salir a jugar, divertirnos y ganar para darle muchas alegrías a los aficionados”, recordó con la liga mexicana.

La única carrera que se registró en el juego fue obra del cuadrangular de Luis “El Rayo” Arredondo en la tercera entrada.

El cátcher de los Guerreros, Erick Rodríguez, estuvo cerca de quebrar la joya de Rivera con un largo batazo que terminó atrapando de manera espectacular Willie Romero.

Así también, José Montenegro se defendió de la dominante serpentina del lanzador melenudo, quien con la cuenta llena terminó ponchándolo para conservar la hazaña.

Por cierto, Guerreros a pesar de perder la serie cuatro juegos a tres frente a Leones, avanzó a la segunda ronda de play offs como mejor perdedor de la primera, ya que en la temporada 2005 calificaron seis equipos por zona.

Yucatán y Oaxaca habían empatado en el tercer lugar del standing sureño, con récord de 57-50, porcentaje de .533 y 12 puntos y medio pero el “volado” favoreció a Leones y terminó quedándose con la tercera posición, y Guerreros con el cuarto.

Oaxaca sería eliminado nada menos que por el acérrimo rival, Tigres -cuatro juegos a dos-, que terminó erigiéndose campeón al vencer a Saraperos de Saltillo, siendo mánager a Enrique “Che” Reyes.