Elisa Luna: Maratón es una prueba de respeto

A veces un maratón no necesariamente representa buscar los primeros lugares ni distinguidas marcas sino simple pero gran reto personal por todo lo que significa esta extenuante prueba.

Es el caso de la entusiasta atleta Elisa Luna López, quien suma siete maratones y aun cuando desde el año anterior no encara desafíos de este voltaje, la experiencia que le ha dejado la prueba de los 42 kilómetros 195 metros, ha sido su mejor y mayor trofeo.

Es una satisfacción colosal, apunta en breve entrevista con Xtremo-NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, en el marco del Día del Maratonista.

“Correr un maratón significa respeto a la prueba; debes entrenar para ello, no sólo aventurarte. Se debe entrenar con un profesional para evitar lesiones y establecer un plan para cuidar tu alimentación; y por supuesto, estar preparado mentalmente para esta distancia.

“Un maratón es incierto, puedes tener el mejor entrenamiento y ese día no se dan las circunstancias para cumplir este reto personal, por lo cual debes tener tolerancia a la frustración”, asevera Luna López.

Y enfatiza que “es muy cierto aquello que se dice que el verdadero maratón inicia en el kilómetro 35, porque ahí es donde las piernas demuestran el entrenamiento; después corres con el corazón y los últimos 195 metros con lágrimas en los ojos de ver lo que eres capaz de lograr”.

GRANDES SATISFACCIONES

Para Elisa Luna, el atletismo le ha brindado grandes alegrías, vivencias y experiencias.

“Me ha brindado grandes satisfacciones personales, he conocido extraordinarios amigos que admiro, que me motivan a seguir sus pasos de éxito, y sobre todo, el placer de hacer una familia”, añadió, y es que comenzó a correr inspirada por su esposo.

Elisa Luna ha corrido los maratones de Lala en Coahuila(dos veces); de Monterrey, Ciudad de México, Pacífico Mazatlán y Querétaro.

Desde hace tiempo decidió poner una pausa a este tipo de desafíos por su actividad laboral y familiar y, luego de ya haber vivido una etapa de grandes alegrías y maravillosos momentos en la práctica del atletismo.

“Ahora no le puedo dar el respeto que se merece un maratón, por lo que decidí retirarme y sólo corro de manera recreativa, por el gusto de hacer deporte a lado de mi esposo y mi hija”, explica la licenciada en comunicación y con Maestría en Dirección y Mercadotecnia.

SER DISCIPLINADOS

Por otro lado, Elisa Luna deja un mensaje muy importante en estos tiempos de COVID-19, el de la disciplina también fuera de la pista atlética o de las rutas de entrenamiento.

“Ahora es importante quedarse en casa, seguir ejercitándose desde el hogar con las herramientas con las que cuentes, cuidar de nuestra salud y de la familia para que regresen los días en los que podamos salir a correr a la calle y disfrutar del paisaje.

“Lamentablemente veo muchas personas que a pesar de la gravedad por la pandemia, siguen saliendo a correr. Considero que si los atletas elite han respetado entrenar desde casa, nosotros como corredores aficionados debemos redoblar esfuerzos para hacerlo”, asesta la atleta, madre de familia y profesionista.

Elisa Luna, de 39 años de edad, es coordinadora de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Mesoamericana, actividad que conjuga con su papel de mamá y atleta.